scorecardresearch

El desarrollo del empleo encabeza los 7 retos para 2030

Carlos H. Sanz
-

Comienza el proceso de participación ciudadana para definir los proyectos que cambiarán la ciudad gracias a los fondos europeos

El desarrollo del empleo encabeza los 7 retos para 2030

La Agenda Urbana es el documento de carácter estratégico que orientará las políticas urbanas sostenibles con objetivos sociales, ambientales y económicos del Ayuntamiento para esta década. Una hoja de ruta que da continuidad al Plan Estratégico 2010-2020 y que será una herramienta clave para acceder, ya desde el próximo año, a la financiación europea para proyectos que conduzcan a un cambio sustancial de la ciudad.

El Ayuntamiento, de la mano de la empresa Omawa, lleva trabajando en la confección de la Agenda Urbana de la capital desde enero. En julio se presentó el documento de diagnóstico con el análisis DAFO (Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades) y ayer se alcanzó una nueva etapa con el proceso de participación ciudadana que será clave para la confección del futuro plan de acción.

 El  CEAS de José María Fernández Nieto reunió en sendas jornadas de trabajo durante la mañana y la tarde de ayer a colectivos económicos y sociales con el objetivo de recabar opiniones, retos y propuestas. «Queremos recoger las propuestas de la ciudadanía para dar color al documento definitivo de la Agenda Urbana de Palencia», destacó el primer teniente de Alcalde y responsable del proyecto, Alfonso Polanco.

Siete son los retos estratégicos que mejor recogen la dirección que la capital debe tomar en la próxima década y, de todos ello, uno fue en el que, al menos durante la jornada de ayer, más se incidió: «el desarrollo y empleo sostenible favoreciendo la economía local y territorial y fomentar la innovación digital».

El resto de pernos sobre los que se apoyará la Agenda Urbana de la capital serán «incentivar la utilización del patrimonio natural, cultural, etnológico e histórico como vía de valorización económica y social del territorio rural» y «desarrollar una estrategia territorial de proximidad, accesibilidad y movilidad».

Otro de los retos será «ordenar el uso racional del suelo y el patrimonio para un desarrollo sostenible y reducción del impacto del cambio climático», «mejorar la calidad de vida cotidiana y los servicios, y facilitar el acceso a la vivienda y la inclusión» o «garantizar la conectividad digital territorial y promover la administración electrónica», sin olvidar la importancia que Europa da a «fortalecer la gobernanza y los instrumentos de transparencia».

«Por medio de este documento, que verá la luz en los próximos meses, dispondremos de un instrumento más para la obtención de nuevas líneas de subvención que desarrollen proyectos de ciudad, como hemos venido haciendo durante los últimos diez años y que han deparado 20 millones de inversión», destacó Polanco, que recalcó que el acceso al Plan Urban o al Edusi se debió en gran parte a que Palencia disponía de una herramienta como el Plan Estratégico, que «ahora se engancha a la Agenda Urbana».

Andrés Ferrer, CEO de Omawa, aseveró que «2022 es un año clave, en el que el grueso de los fondos europeos aún no ha llegado, en el que hay que estar preparados, como ciudad». «Para ello hay que vislumbrar hacia dónde queremos ir y la Agenda Urbana nos va a permitir estar alineado con las líneas de financiación europea», añadió.

«Hay que generar proyectos atractivos y capaces de encajar en las líneas de financiación de la UE. No pensemos que estos son fondos para el Ayuntamiento sino que son fondos para la ciudad, para impulsar negocios, economía...», sostuvo el encargado de definir hacia dónde estará enfocada esa Agenda Urbana de la capital a partir de las aportaciones de la ciudadanía.

debilidades y fortalezas. La Agenda Urbana ha identificado, a través de un estudio pormenorizado de los ámbitos social, espacial, económico, ambiental y de gobernanza, las debilidades de la capital. No suponen ninguna sorpresa, ya que se centran en el crecimiento vegetativo negativo o el envejecimiento de la población, junto a amenazas como la pérdida de capital humano joven y el declive del comercio y hostelería local, que carecen de relevo generacional en negocios rentables. 

Por el contrario, esas respuestas le han conducido a identificar fortalezas, como el geoposicionamiento estratégico de la ciudad o la alta calidad ambiental, junto a claras oportunidades, como la inyección de fondos europeos que ha permitido iniciar hace años un proceso de transformación urbana y los planes de rehabilitación energética en la lucha contra el cambio climático.