scorecardresearch

"A mí me gustaba la fotografía y lo hacía, como Piedad Isla"

David Herrero (Ical)
-

La fotógrafa, amante del dibujo y la naturaleza, se alzó con el XII Premio Nacional de la Diputación en honor a Piedad Isla

"A mí me gustaba la fotografía y lo hacía, como Piedad Isla" - Foto: Bragimo

A contracorriente como papel femenino en su ámbito, porque inmortalizó lo que quiso en línea con sus pasiones. Del dibujo pasó a la fotografía, aunque sin abandonar la primera disciplina, ya que, para ella, la fotografía era "dibujar, pero con lupa". Pilar Pequeño (Madrid, 1944) es una amante de los paisajes, de la naturaleza y de las plantas, así como de los pequeños elementos como la luz y el agua. Apasionado por la creación de la escena lumínica, suma a su trayectoria profesional el XII Premio Nacional 'Piedad Isla' de la Diputación de Palencia, que se unen a la Medalla de Oro de Bellas Artes, que le concedió en 2011 el Ministerio de Cultura por el conjunto de su obra, o el XXVI Premio Nacional Cultura Viva.

 

¿Cómo entró en la fotografía?

Yo lo que hacía era dibujar, porque me gustaba mucho. Cuando entré en la universidad para cursar Bellas Artes conocí a mi marido, con el que me comenzó a gustar la fotografía. Hubo un tiempo que hacía las dos cosas, tanto el dibujo como la fotografía. Pero me di cuenta que para poder hacer las cosas bien debía de centrarme y elegí la fotografía, porque era dibujar, pero con lupa.

 

En 1965 entra a formar parte de la Real Sociedad de Fotografía. ¿Qué supone?

Mi marido y yo nos hicimos socios de la Real, donde conocí a muchos fotógrafos del Grupo de la Palancana, que son muy importantes en la historia de la fotografía de España. Tras ello, varios nos reunimos para llevar a cabo una iniciativa más nueva, que fue el Colectivo 28, donde era la única mujer.

 

Fotografía y dibujo. Disciplinas que dan sentido a su vida

Sí. Además de la fotografía, me gusta mucho el dibujo y he profundizado en ello con formación en EEUU o con el dibujante Justo Barbosa, que me enseñó a distinguir la luz y su influencia en las texturas. Al final, el dibujo y la fotografía son un conglomerado y han dado sentido a mi vida. Lo que pasa es que no podía hacer las dos cosas y debía de céntrame en una de ellas.

 

Plantas, paisajes y agua. ¿Protagonistas principales de la fotografía?

Toda mi obra está muy ligada a la naturaleza, desde el principio. El agua ya aparecía en los ríos, arroyos o en la niebla. Es como un caminar, porque empiezas con un tema y te lleva al siguiente. Haciendo paisajes me encontré en el sur de España. Allí reflejé, a primera hora de la mañana, las plantas tras el plástico del invernadero recubierto del rocío. Utilizar el plástico como elemento transformador de la realidad, que daba lugar a luces y sombras roznado la abstracción. Esa serie es la que dio lugar luego a mis 'Naturalezas muertas'. 

 

Mujer y fotógrafa. ¿Tuvo problemas en sus comienzos?

No, porque a mí me gustaba y lo hacía, como sucedía con Piedad Isla. Cuando entre en la Real Sociedad Fotográfica había más mujeres, pero no presentaban fotos, sino que iban de acompañantes de sus maridos. A mí me gustaba y me metí. 

 

De analógico a digital y de blanco y negro a color

Me gusta hacer todo el proceso completo, desde la toma hasta el acabado final, algo que no se podía hacer cuando empecé con la fotografía, porque no podías tener unos líquidos que se estropeaban enseguida, por lo que tenías que llevar las fotos a un laboratorio. Yo creo que es muy importante poder ver el negativo. Cuando me compré la primera máquina digital pensé que también podía hacer el proceso hasta el final, por eso me decidí en hacer la fotografía en color.

 

Medalla de Oro a Merito de las Bellas Artes o XXVI Premio Nacional de Cultura Viva. ¿Un agradecimiento a toda su trabajo y carrera profesional?

Sí, porque he trabajado mucho, pero también he disfrutado, en mayor medida con la temática de la 'Naturaleza muerta', ya que puedes formar la escena y elegir el sujeto, los elementos que lo acompañan o el fondo. Además de usar la luz de ventana, como los pintores, pero tamizada. De tal manera, voy creando la escena. Si una cosa está muy iluminada pongo un plástico transparente al lado de la ventana para tamizar o cuelgo un plástico oscuro si quiero lo contrario. Eso no se ve en la foto, pero lo que hago es fabricar la escena. Es muy interesante, porque llevas la planta, la sumerges o la pones en un vaso y vas creando la relación entre los elementos y la escena. Es maravillosa como se transforma la escena. Me lo paso estupendamente. 

 

De Piedad Isla a Pilar Pequeño. ¿Qué significa?

Me puse muy contenta cuando me llamaron para decirme que me habían concedido el premio, precisamente porque está en honor a una mujer que ha hecho lo que ha querido, y eso que se encontraba en un tiempo difícil donde no se nos consideraba más que como madres y mujeres. Ella se las ingenió para poder hacer fotos de bodas, bautizos y carnet de identidad para, al mismo tiempo y con el dinero que ganaba, poder realizar las fotografías que ella sentía y gustaba. Que eran la de los niños, los mayores o las fiestas. Me pareció estupendo que me dieran un premio dedicado a Piedad Isla.

 

¿Palencia es un escenario privilegiado para su fotografía de paisajes y naturaleza?

Yo creo que sí, aunque siempre hay que adaptarse a lo que se tiene delante. Aun así, me ha gustado el paisaje de Palencia, lo poco que he visto desde el tren. Pienso que puedo hacer una o varias excursiones a la provincia y sacar fotos.

 

¿Fotografía femenina en auge en este sector?

La mujer está tratando de ser una misma y de poder estar en todos los sectores. Está costando mucho, pero la gente ya no se extraña de la figura de una mujer en determinados ámbitos. Yo nací en 1944 y el mundo ha cambiado mucho desde entonces.