scorecardresearch

Arropados por el Cristo del Otero

Alberto Abascal
-

El autocar fletado por los empresarios llega a Palencia con 46 refugiados ucranianos, incluidas once familias con menores

Dos imágenes tras la llegada ayer a Palencia de los jóvenes y familias procedentes de Ucrania. - Foto: SARA MUNIOSGUREN

Eran poco más de las cuatro de la tarde y el autobús fletado por los empresarios palentinos para traer hasta la provincia desde la frontera rumana con Ucrania a 46 refugiados ucranianos hacía acto de presencia junto a la sede de los padres Barnabitas. Familias que se han prestado a participar en la iniciativa solidaria,  políticos como la senadora del PP, Carmen Fernández Caballero; el vicepresidente de la Diputación y alcalde de Paredes de Nava, Luis Calderón; o el exalcalde de la ciudad, Heliodoro Gallego, acudieron a un encuentro que resultó emotivo para todos teniendo en cuenta las terribles circunstancias que vive Ucrania.

Entre los más emocionados, dos personas de manera especialmente: Santiago Tejedor y Juan Carlos Revilla, dos de los cabezas visibles de la iniciativa  puesta en marcha por Palencia Junior College, Palencia Internacional Residence, Asociación Benéfica Otero Sawabona y Asociación de Empresarios del Polígono de San Antolín. El presidente de la Cámara de Comercio e Industria, Conrado Merino, también ha sido clave para que este primer proyecto haya llegado a buen puerto.

 

Peticiones. «Son 13 chicos de entre 13 y 14 años vinculados a un club de fútbol de su país los que han venido al autobús, así como 11 familias con uno o dos menores a su cargo», explicaba a Diario Palentino, Juan Carlos Revilla, encargado de supervisar la relación de viajeros, permisos y papeleos institucionales, así como la distribución de los refugiados con las familias o la estancia de los menores que viajaban solos. «Hemos tenido más de un centenar de peticiones de familias de toda España para acoger a los chicos y los núcleos familiares ucranianos. Por de pronto, los menores que viajan solo estarán en la capital preferentemente, mientras que las unidades familiares se han distribuido en Villamuriel (4), Palencia (2), Villalobón (1), Hornillos de Cerrato (1), Castil de Vela (1) y Baltanás (1). Faltaba por concretar el alojamiento de una abuela y su nieto pero todo hace indicar que también irán a Villamuriel», explicó Juan Carlos Revilla.

Por lo demás, integrantes de la Palencia Internacional Residence, entre los que se encuentran jóvenes de Rusia, Ucrania y varias repúblicas exsoviéticas, se encargarán de velar y guiar a los menores que se quedan en la capital, que después de vacaciones de Semana Santa recibirán clases de español con la acreditación del Instituto Cervantes. Cabe recordar que el autobús partió de Palencia a comienzos de semana cargado de medicamentos, alimentos y ropa, gracias a la solidaridad palentina, hacia la frontera entre Rumanía y Ucrania con la intención de descargar dicho material y emprender el viaje de vuelta con el vehículo lleno de refugiados. Esta iniciativa partió de un grupo de empresarios que decidieron unirse también para el envío de ayuda y, al mismo tiempo, a través del padre de un niño ucraniano que reside en Palencia, se organizó el traslado de menores y adultos hacia la provincia.

Dos imágenes tras la llegada ayer a Palencia de los jóvenes y familias procedentes de Ucrania. Dos imágenes tras la llegada ayer a Palencia de los jóvenes y familias procedentes de Ucrania. - Foto: SARA MUNIOSGURENEl autobús de 50 plazas, propiedad de la empresa leonesa Libery Grupo, pernoctó en Francia y siguió su recorrido hasta Rumanía, punto final del destino tras recorrer 3.200 kilómetros. Allí descargaron el material (cargamento de comida, ropa y medicinas que los empresarios y palentinos han donado) en un almacén para posteriormente emprender el viaje de vuelta, finalmente con 46 personas de las 50 plazas disponibles. Tejedor, que ha viajado hasta Rumanía junto con sus amigos Gerardo, David y Ángel, se mostraba ayer muy emocionado tras regresar a Palencia. «Lo importante es que les acojamos y que puedan volver a su casa cuando acabe esto. Y que se lleven un grato recuerdo de Palencia», subrayó Tejedor. 

El conocido empresario palentino, que actuaba como portavoz del proyecto, pormenorizó que en el lugar de recogida de los refugiados «se vivieron momentos muy duros y que serán difíciles de olvidar, pero hay que mirar hacia adelante y que la barbarie acabe cuanto antes. Por lo demás, no tenemos palabras para agradecer lo el apoyo que hemos recibido del pueblo palentino para que esta iniciativa haya sido un  éxito».