scorecardresearch

Los docentes autonómicos tienen los peores salarios del país

SPC
-

Un informe de CCOO sitúa las retribuciones de los profesores y maestros de Castilla y León entre las más bajas y exige a la Consejería la creación de una comisión para garantizar su equiparación con la media

Imagen de una profesora durante una clase de matemáticas. - Foto: Eugenio Gutiérrez

Castilla y León se sitúa a la cola en cuanto a las retribuciones que reciben los docentes por su trabajo, pese a tener una de las mayores cargas lectivas de todo el país. Un estudio elaborado por Comisiones Obreras presentado ayer pone de manifiesto que un maestro de la Comunidad cobra un 6,5 por ciento menos que en Cantabria, lo que supone unos 2.500 euros anuales, mientras que respecto al Pais Vasco esa cifra se eleva a un 11,5 por ciento, lo que supone más de 4.000 euros de diferencia cada año. Una discriminación que también se produce en el caso de secundaria, donde la brecha se eleva a 3.000 euros en Cantabria y 6.000 con el País Vasco. Así, según el documento, los docentes de Castilla y León se sitúan como los cuartos peor pagados en el ámbito de Infantil y Primaria, con un salario medio de 31.068 euros anuales, como los segundos con un sueldo más bajo en ESO y Bachillerato, con 34.768 euros, y como los cuartos por la cola en el caso de la FP, con 32.550 euros. Todo ello a pesar de que los docentes de Castilla y León se encuentran entre los que mayor carga lectiva tienen de todo el país. Las horas lectivas de Secundaria alcanzan las 20 –la cifra más alta junto a la de otras cuatro comunidades–, y las 25 entre los maestros –igualmente a la cabeza, aunque solo seis comunidades están por debajo de esta cifra–.

«Estamos a la cabeza de calidad educativa según los informes PISA pero la administración no recompensa la labor docente mejorando sus condiciones laborales, entre las que urgen el salario, la carga lectiva y su estabilidad», apuntó el secretario de la Sección Sindical de Enseñanza Pública no universitaria, Aurelio Iglesias Villanueva, que presentó el informe junto al secretario de Enseñanza de CCOO de León, José Antonio Alegre. 

Iglesias Villanueva lamentó como, a raíz de las últimas crisis económicas, la evolución del empleo público en el sector de la enseñanza «se ha resentido enormemente y la falta de voluntad política sigue siendo la tónica general». En este punto, aseguró que, si bien «la parte más dura de los recortes tuvo un carácter estatal», la recuperación de estos ha sido dispar según las comunidades, «y la nuestra es una de las que sale peor parada».

Por este motivo, desde el sindicato exigieron a la Consejería de Educación de la Junta que cumpla con el acuerdo firmado en 2006, en el que se obliga a establecer una comisión de seguimiento y una revisión a los salarios que garantice que los sueldos docentes en Castilla y León se equiparan a la media de los sueldos docentes en el resto de comunidades para que el profesorado «recupere su poder adquisitivo».

Recuperar las 35 horas

José Antonio Alegre también hizo alusión por su parte a las horas semanales del profesorado y lamentó que, a pesar de existir un acuerdo firmado, tan solo se ha logrado llegar a 24 horas en el cuerpo de maestros, frente a las 23 óptimas, y a las 19 en secundaria, mientras que serían necesarias 18. Ante ello, también exigió que se cumplan los acuerdos recientemente firmados que tratan de «revertir la situación» y se puedan recuperar las 35 horas firmadas en su momento. A esta situación, Alegre añadió la falta de «estabilidad» debido al «alto índice de profesorado interino», lo que «impide el desarrollo de proyectos», así como la «deficiente dotación de plazas estructurales que garanticen continuidad al trabajo».

Asimismo, el sindicato lamentó la «excesiva carga burocrática a la que se ve forzado el trabajo más allá de la atención directa de las aulas» y el «maquillaje de administración para ocultar la falta de recursos». Por todo ello, desde CCOO piden a la nueva Consejería de Educación una «respuesta efectiva que repercuta de verdad en la mejora de las retribuciones y las condiciones del profesorado», quienes «se lo han ganado en la pandemia», y se mostró «expectante» de que esto ocurra.