scorecardresearch

El niño que nació con un balón pegado al pie

David Correia
-

Asís Benito Izaola es un apasionado del fútbol, pero ahora se tiene que sentar en el banquillo. Un cáncer le obliga a pedir el cambio, pero no es el final del partido para él

Asís Benito, con chaqueta roja y gorra, posa con el Premio Rafa Aguado a los valores, que recibió por la forma de afrontar su enfermedad. - Foto: Sara Muniosguren

Sus padres aseguran que chutar el balón era uno de sus juegos favoritos cuando casi no sabía ni ponerse de pie. Asís es uno de esos niños que nacen con la pasión por el esférico forjada a fuego.

Un amigo de la familia insistió a César e Izaskun, padres del entonces pequeño futbolista, para que Asís siguiera calzándose las botas y lo hiciera en un equipo de la capital.

Así, en noviembre de 2013 Asís saltaba al césped para jugar su primer partido de fútbol. Lo hacía con la camiseta del Club Internacional de la Amistad, el equipo de su vida. Aunque sus padres afirman que le tira mucho el Athletic Club, el rojo y amarillo del CIA son los colores que él siente en su corazón.

Asís seguía dando pasos en el fútbol. En la temporada 2015/16 su equipo se proclama campeón de liga. «Son de estas cosas que hacen del esfuerzo una recompensa», comenta César. Y es que para Asís el deporte era juntarse con su equipo de siempre, con sus compañeros de toda la vida.

Pero en todos los caminos hay obstáculos que salvar, y a Asís y su familia les iba a tocar enfrentarse a uno importante. «El fútbol también fue parte de ese contexto. Uno de los síntomas que avisaban de que algo no iba bien se presentaba entrenando. Cuando cabeceaba, notaba que se mareaba», comenta el padre de Asís.

En mayo de 2018 la familia Benito Izaola recibía una noticia en un primer momento casi irreal para ellos. Asís tenía un cáncer en su cabeza, que le obligaba a pasar por una cirugía bastante complicada en el cráneo.

Pero el fútbol siempre estuvo ahí para el joven. Porque, más allá de la competición, el deporte te reconforta cuando más lo necesitas. Porque los valores que rodean al fútbol hacen que sea una de las disciplinas más emocionantes y especiales del panorama.

De esta manera, al caer enfermo, sus compañeros saltaron al campo con pancartas y camisetas en las que se distinguía, pintado con todo el cariño y la emoción del mundo, un mensaje corto, pero lleno de sentido y sentimiento: «Ánimo Asís». Incluso el máximo rival del equipo del pequeño protagonista en ese momento, el San Juanillo, mostró todo su apoyo a Asís.

Una vez superada la operación, la pasión de Asís por el fútbol no desapareció. Como no podía seguir el ritmo de sus compañeros de campo, Asís decidió ponerse los guantes y jugar una temporada de portero. Todo con tal de no despegarse de lo que a él realmente más le llenaba.

El año 2019 jugó el Trofeo Plaspisa-Diputación con su equipo de siempre, el alevín A, pese a que la temporada la disputaba con el C por su enfermedad. Su equipo, él y sus compañeros de toda la vida, lograron ganar dicho torneo. Pero no fue la única copa que levantó Asís, que fue premiado con el Trofeo Rafa Aguado a los valores, por la entereza con la que había afrontado su enfermedad.

Esta temporada, ya en edad cadete, Asís ha tenido que parar. Su estado físico es bueno, pero no le permite seguir el ritmo de competición que requiere ya esta categoría.

Pero el pitido final todavía no ha llegado para él. Porque la pasión por el fútbol es algo que, como tengas en vena, te acompaña toda la vida. Y Asís volverá a ponerse algún día las botas, seguro, para chutar de nuevo el balón y marcarle a la vida un gol por toda la escuadra.

ARCHIVADO EN: Cáncer, Niños, Athletic Club