scorecardresearch

Ella solo quiere jugar al fútbol con su equipo

David del Olmo
-

Claudia es una joven jugadora que se resiste a creer que la próxima temporada, al pasar de categoría infantil a la cadete, por reglamento no podrá seguir junto a sus compañeros

Ella solo quiere jugar al fútbol con su equipo

Los tiempos cambian, la sociedad evoluciona y el deporte no es ajeno a las nuevas realidades, aunque la velocidad de esas modificaciones no siempre es la esperada, sobre todo para las generaciones que van llegando, que se encuentran con una reglas del juego que no entienden.

No es el reglamento de su amado fútbol lo que no entiende Claudia, una apasionada de su deporte, jugadora infantil (13 años) del Club Internacional de la Amistad (con quien en la campaña 19-20 fue pichichi, con 31 goles, de la Primera provincial alevín) que hace poco formaba parte de la selección de Castilla y León sub’12. Conoce el fútbol, el que se desarrolla en el césped, donde es una más jugando junto a sus compañeros (todos chicos), con quienes comparte éxitos y sinsabores, victorias y derrotas. Ella ve un compañero a quien pasarle el balón, sin importarle que sea un chico o una chica. Ellos, cuando el árbitro pita el comienzo del partido, buscan a su referencia en la punta del ataque (en el estreno liguero de la Regional infantil vistió el 9). Es su compañera. Pero la campaña próxima, cuando su generación suba a la categoría cadete, ella no podrá seguir formando parte del equipo.

Así se lo explican sus padres en la carta enviada ayer a diferentes entidades deportivas (futbolísticas) e instituciones relacionadas con el deporte y la igualdad, pidiendo para su hija la oportunidad de elegir. Que Claudia pueda decidir si quiere seguir luchando por un puesto en cada once de su técnico cuando sea cadete (en un conjunto mixto) o, como una de las dos salidas que a día de hoy se le ofrecen, optar por jugar cuando tenga 14 años solo con futbolistas mujeres que, en muchos casos, doblarán su edad. La otra opción que le presenta es continuar otra temporada en infantiles, aún siendo cadete. 

Pide elegir, porque en estos momentos en Castilla y León (a diferencia de comunidades como la andaluza, que lo permite desde 2005), no puede haber equipos mixtos desde cadetes.

PETICIÓN. Los padres de la joven, que viven en el día a día la pasión por el balompié de su hija, indican en su misiva que desean «respetar los deseos de Claudia, además de velar por su equilibrio emocional en esta etapa difícil de la adolescencia y hacer todo lo posible para que su deseo pueda ser realidad».

Para unos padres resulta difícil explicar «a una niña que no puede jugar a fútbol con sus compañeros de los últimos años, pero que, sin embargo, sí puede asistir cotidianamente a la escuela con ellos y realizar todo tipo de actividades sin tener en cuenta su género».

 La futbolista, que ofrece un nivel que en nada se diferencia del de sus compañeros, ve que «puede ser su último año de práctica del fútbol, ya que ni en nuestra ciudad ni en toda Castilla y León hay ningún club femenino cadete o juvenil que le correspondería por edad». 

Y se preguntan, «¿qué mal hace que una niña juegue con sus compañeros con los que comparte afición y equipo desde hace años?». O, añaden, «¿por qué romper un sueño de una niña de 13 años cuya única ilusión es disfrutar jugando con sus compañeros de edad y club, los cuales la consideran una más sin nunca haberles importado lo más mínimo su género?». 

«A día de hoy -añade la misiva- parece ser que la única posibilidad que existe es pasar a jugar en equipos de aficionados, donde se encontrará personas, sí de su mismo género, pero con edades muy dispares». Cuesta explicarle que la ley le dice que tiene que jugar con compañeras 14-15 años mayores, pero «no puede hacerlo con niños que sería lo que por mentalidad y físico la correspondería».  

Por ello piden una solución, para ella y más niñas que en breve se verán en esta situación, que pasaría por «permitir equipos mixtos sin límite de edad y que sea su valía técnica y física la que dicte cuándo tiene que seguir otro camino».