scorecardresearch

Poner el norte en valor

Jesús Hoyos
-

Enamorado de la Montaña, insiste en conocer primero y promocionar después. Jesús Ángel Calderón, profesor en el colegio San Gregorio de Aguilar, comparte con 'DP' sus diez lugares favoritos de la provincia

Poner el norte en valor

PASIONES Amante de la naturaleza en general y de la Montaña Palentina en particular, así como de la fotografía. «Uno de mis objetivos es promocionar y poner en valor nuestra tierra. Para ello debemos conocer cada uno de sus rincones», subraya. Se considera una persona cercana a los jóvenes y con la misión de hacerles llegar los valores y la riqueza que les rodea.

TRAYECTORIA Licenciado en Ciencias Exactas, diplomado en Ciencias Religiosas y graduado en Magisterio, es profesor en el colegio San Gregorio de Aguilar desde hace más de 20 años.

 

1.Curavacas y Espigüete. «Para mí, dos de los iconos de la Montaña Palentina. Es un privilegio poder hacer las cumbres del Pico Curavacas, una montaña que te atrae desde el momento que la tienes enfrente. Del Espigüete, qué decir, con esa arista infinita que te hace disfrutar de cada metro que vas ascendiendo. He tenido la suerte de poder disfrutar de estas cumbres con mis mejores amigos y mi familia, que es realmente como yo aprecio y disfruto la Montaña Palentina».


2.Senda de los Rojos. «Una ruta desde el mirador de Piedrasluengas a Casavegas que no deja indiferente a nadie. Un recorrido apto para todas las personas que quieran disfrutar de unas magníficas vistas de la Montaña Palentina e incluso de los Picos de Europa. Aunque se puede disfrutar en todas las estaciones del año, mi recomendación es  ir en invierno con raquetas».


3.Las Tuerces y el Cañón de la Horadada. «Un complejo kárstico al lado de Aguilar de Campoo que suelo subir al menos un par de veces al año. Un paseo imprescindible para conocer una parte del Geoparque de Las Loras. Un lugar para descubrir, perderse y disfrutar de un sinfín de cuevas, rocas con formas variopintas que invito a que todo el mundo disfrute.  El Cañón de la Horadada es una hermosa garganta creada por el río Pisuerga entre las localidades de Olleros y Villaescusa de las Torres. En una jornada se puede visitar el cañón, el complejo de Las Tuerces y, si estiramos un poco el día, la iglesia rupestre de Olleros y el Monte Cildá».


4.Aguilar de Campoo. «Una magnífica localidad en la que tengo la suerte de vivir actualmente. Con una gran riqueza cultural y un patrimoniomuy extenso. Y qué decir de sus arcos, el castillo, Santa Cecilia, el monasterio de Santa María la Real, su muralla, la colegiata de San Miguel, el pantano... En definitiva, un lujo».


5.Chozo de las Tenadas Viejas. «En mi opinión, los chozos de la Montaña  Palentina nos hacen imaginar la vida de los pastores y las duras condiciones que tuvieron que soportar. Me encanta el hecho de que muchos se estén rehabilitando y acondicionando para poder disfrutar de ellos. Descansar allí, comer un bocadillo o disfrutar al calor de la hoguera con los amigos es una experiencia única.  Desde aquí animo a todos a conservar y cuidar estos chozos que nos podemos encontrar a lo largo de toda la montaña».


6.Peña Abismo. «Un gran descubrimiento personal dentro de la Montaña Palentina. Una ruta para encontrarse con los valles y bosques que están en sus laderas. Lo que más me llamó la atención son sus preciosas vistas de La Pernía, los Picos de Europa y el Peñalabra, sin ser una de las cumbres más conocidas. Una montaña a la que, sin duda, espero volver pronto».


7.Camino Lebaniego. «Un camino en el que todavía me falta mucho por hacer y descubrir. La etapa 8, que transcurre de Cervera de Pisuerga a San Salvador, es, para mí, un lujo en el corazón de la Montaña Palentina. En dicha etapa se hace parte de la Senda del Oso, GR-1 y, por supuesto, el Camino Lebaniego. Caminando entre bosques se puede disfrutar también del magnífico Roblón de Estalaya, el bosque fósil y la colegiata de San Salvador de Cantamuda».


8.Tejeda de Tosande. «En ella podemos admirar un enorme bosque de tejos centenarios e incluso algunos milenarios de extraordinaria belleza. Existen cerca de 800 ejemplares que hacen de este un bosque singular, no solo de la Península Ibérica sino de toda Europa. No podemos perdernos el mirador en el punto alto de la ruta donde hay unas vistas privilegiadas del valle de Tosande».


9.La Verdiana. «Una magnífica ruta que podemos comenzar desde Celada de Roblecedo. Imprescindible contemplar sus bosques, sus robles enormes y los chozos con las historias de los pastores que allí estuvieron antes de llegar a nuestro objetivo. Mi consejo es descender por el mágico Valle de Viarce con visita a la cueva que lleva el mismo nombre y disfrutar de un bonito hayedo si lo hacemos en el otoño. Para montañeros más experimentados, se puede disfrutar de Peña del Sol, Peña el Gato e incluso Peña Bermeja para finalizar en San Juan de Redondo».


10.Colegiata de San Salvador.  «No puede faltar en la lista de mis lugares favoritos el románico del norte de Palencia. Este templo representa uno de los máximos exponentes del románico rural palentino. Destaca el campanario en forma de espadaña y su altar mayor. El edificio es una joya arquitectónica y conserva gran parte de la fisonomía original pese a que data del siglo XII».