scorecardresearch

«Relaciones Laborales es la lucha de los graduados sociales»

Carmen Centeno
-

Su nombre está unido al rescate en abril de 1957 de tres montañeros muertos en la pared noreste del Curavacas, pero Benito Iglesias Cueto es mucho más que eso. Tiene unos envidiables 90 años y goza de buena salud

«Relaciones Laborales es la lucha de los graduados sociales»

Da gusto conversar con Benito Iglesias Cueto (Cillamayor, 1931), no solo porque la suya ha sido -y sigue siendo en la medida de lo posible- una vida activa, de luchas, conquistas, retos y logros, sino porque goza de una muy buena memoria y de una salud envidiable. 

Lo único que lamenta es no poder compartir recuerdos y paseos con otros congéneres. «Ya no me quedan compañeros de colegio ni de campamentos o marchas por la montaña; todos han ido muriendo». Quizá por eso mismo, porque ha sabido cuidarse y ahora es un privilegiado, casi no se atreve a pedirle cosas a la vida ni se plantea otros futuros que no sean los que seguir compartiendo el tiempo y el hogar con su mujer Elena -«llevamos casados 62 años»-, disfrutar de la presencia y las experiencias que más le unen a sus hijos y ver prosperar a sus dos nietos. No es un mal plan, desde luego.

Eso, dar sus buenos paseos diarios, leer la prensa para estar al tanto de lo que sucede, colaborar cuanto puede en las tareas domésticas y participar, de vez en cuando, en alguna escapada a la Montaña Palentina, que se conoce al dedillo, o cambiar de aires en el entorno natural de Villaviciosa, en Asturias.

Dicho así, no lleva acompañamiento de fanfarrias ni suena demasiado ambicioso, pero para un hombre que ha trabajado desde la adolescencia, que ha abierto caminos, que ha afrontado retos vitales y que ha sobrevivido con bien a todo ello, lo que ahora corresponde es descansar o, cuando menos, aprovechar el tiempo con intensidad, pero sin dejar de lado la mesura. Es lo que hace.

*Más información en la edición impresa y en la app de Diario Palentino.