scorecardresearch

Semillas certificadas de trigo y grandes rendimientos

DP
-

Para la organización agraria, lo más relevante es que se emplea menos dosis de siembra, resisten mejor las diferencias extremas de temperaturas y enfermedades y tienen mejor germinación

Imagen de participantes en los campos de cultivo de Torquemada donde se ha llevado a cabo el ensayo con las semillas.

UPA-Palencia ha realizado en Torquemada un campo de ensayo en la provincia para buscar respuestas dentro del sector agrario al cambio climático, con 30 variedades de trigos y cebadas y con conclusiones muy relevantes sobre el papel trascendental que desempeña el uso de semilla de calidad por parte de los agricultores.

Los servicios técnicos de UPA-Palencia, con los datos directos de las parcelas de ensayo que buscaban analizar el comportamiento de las distintas variedades, han conseguido concluir que las semillas de trigo certificadas R1 y R2 han ofrecido hasta un 11 por ciento más de rendimiento productivo que las semillas R3. En las cebadas ese porcentaje ha alcanzado un incremento del 6 por ciento.  Según los datos de los que dispone UPA, en el caso de la cebadas los rendimientos medios de R1 y R2 han sido 3.651 kilos/hectárea frente a los 3.440 kilos obtenidos con la R3; es decir, una diferencia de más de 200 kilos de diferencia por hectárea.

Para UPA, lo más relevante es que las semillas certificadas han demostrado que se  emplea menos dosis de siembra, resisten mejor las diferencias extremas de temperaturas y enfermedades como los hongos, y además han tenido mayor capacidad de germinación, que se reduce en un porcentaje importante tras la segunda siembra como se ha demostrado con los datos a pie de campo. 

«Nuestra organización considera muy importante que en un contexto como el actual de cambio climático, y en este caso en una campaña como la actual, con precios medios-altos, la diferencia entre un 6 y un 11 por ciento de rendimiento es ciertamente relevante a nivel de rentabilidad para una explotación familiar», explica el secretario general de UPA-Palencia, Blas Donis. Resaltó además que «la relevancia de esta iniciativa, lo que permite disponer de información de primera mano  para incrementar en el presente y futuro, con un cambio climático evidente, los rendimientos y la rusticidad de los cultivos para su adaptación a los periodos más prolongados de sequía o de episodios  de grandes precipitaciones en corto espacio de tiempo; es decir al cambio climático que sufrimos».