scorecardresearch

Controversia con la ITA 2022

Julia Rodríguez
-

La mayoría de los universitarios encuestados piensa que no ha habido mala organización sino muchas ganas tras la pandemia

Controversia con la ITA 2022 - Foto: Óscar Navarro

Desde la venta de las entradas de la ITA 2022 el jueves 28 de abril en La Balastera, los jóvenes palentinos mostraron su indignación por redes sociales tras haberse quedado sin entradas. Se vendieron 2.800 en algo más de media hora y la cola daba la vuelta al estadio.


En los últimos días han cambiado las quejas que ahora se centran en la reventa de entradas, que está llegando a precios desorbitados rondando entre los 60 y 100 euros cuando su precio inicial era de 10. En el campus de La Yutera, parece que hubo menos problemas porque se vendieron 4.200 de las 7.000 entradas de Palencia y los universitarios las pudieron conseguir sin mayores problemas.


Salimos a la calle. En la encuesta preguntamos a los jóvenes universitarios si piensan que no se ha dado prioridad a la gente de Palencia y cómo se está llevando el tema de la reventa.Las opiniones son diversas. Algunos creen que deberían haber vendido las entradas primero en Palencia y cuando se agotasen fuera, y otros que 7.000 entradas para gente de aquí son suficientes y no entienden la polémica. 


Además uno de los alumnos organizadores del evento, Javi Morcuende, insiste en que la organización ha sido la misma que siempre y el problema ha sido que la gente tiene muchas ganas de fiesta por la pandemia. También que son tres generaciones nuevas que no habían cumplido los 18 años y que no lo han vivido. Explica que pensaron en 5 entradas por persona «para agilizar las colas y que no se juntase tanta gente», aunque esto ha llevado a la reventa de entradas, algo inevitable que está llegando a precios desorbitados. «No es un evento para lucrarse, es una fiesta para disfrutar». Siempre ha existido, pero este año con la gente que se ha quedado sin entrada mucho más. La joven universitaria Inés Gómez cuenta que se había enterado que la entrada más cara en reventa por el momento había sido de 110 euros, desde su punto de vista una exageración. «Hay  gente que se está planteando no ir y así revender su entrada para sacar dinero».


Alguno cuenta que ha habido bastante desorganización en la universidad porque había gente que venía de Valladolid con el carnet de la UVa y como no existían listas se llevaban entradas que solo eran para los universitarios del campus de Palencia;  además, en vez de llevarse las 5 permitidas volvían a ponerse en la cola y conseguían muchas más.