scorecardresearch

«Me hubiese gustado que este año fuera de reflexión»

Ismael Martín
-

El inicio de curso viene marcado por la implantación de la nueva ley educativa, que considera se ha hecho de forma «apresurada». Para mantener el alto nivel en la provincia considera necesario que la comunidad educativa reme en la misma dirección

«Me hubiese gustado que este año fuera de reflexión» - Foto: Sara Muniosguren

Ilusionado es la actitud con la que afronta el inicio del curso escolar Sabino Herrero (Gañinas de la Vega, 1955), director provincial de Educación, quien destaca el engranaje humano que conforma este organismo y que trabaja a destajo para que haya normalidad en el inicio de las clases. 

La eliminación de las medidas vigentes por la pandemia marca la vuelta a las aulas en un curso académico en en el que se estrena la nueva ley educativa Lomloe. El objetivo, como señala el propio Herrero, «será el de mantener el alto nivel educativo de la provincia», para lo que seguirán apostando por unos destacados proyectos en aras de una mejor enseñanza y más plural. 

Terminadas las vacaciones estivales, los palentinos regresan a las aulas. ¿Cómo afronta este inicio de curso? 

Con gran ilusión porque el tema de la pandemia ha pasado y queremos llegar a esa normalidad puesto que va a traer a los niños mucha más alegría al poder verse las caras e interactuar entre ellos. Los alumnos son la clave. Por otra parte, el profesorado va a poder verse y reunirse, sin olvidar las cuestiones telemáticas. La posibilidad de vernos cara a cara en las reuniones es un punto muy favorable para transmitir no solo contenidos, sino también emociones. Me parece muy interesante retornar a la normalidad. 

Pese a las dificultades del curso pasado, se desarrolló sin grandes sobresaltos. ¿Que valoración hace al respecto?

Fue un curso muy positivo pues lo finalizamos con mucha mayor tranquilidad viendo que íbamos ganándole terreno a la pandemia. La impresión de los centros educativos, tanto de los profesores como de los alumnos, ha sido muy positiva. Además, nos ha ayudado a complementar la enseñanza a través de la digitalización de los centros con las nuevas tecnologías. 

¿A qué o quién atribuye el éxito?

A la comunidad educativa, a la administración, a todos. Fundamentalmente los centros se han implicado mucho, han sabido implantar las medidas y protocolos establecidos, lo han transmitido muy bien a los alumnos, que han sido muy responsables. La administración también a nivel tanto de servicios centrales como de direcciones provinciales. Hemos ido adaptando todas las medidas que nos exigían y ayudando a los centros en todo lo que era necesario como gel, mascarilla y todas las cuestiones protocolarias que tenían que realizar a partir de las instrucciones correspondientes que les iban llegando. 

Se les critica que en Castilla y León la aplicación de la Lomloe se basa en la improvisación...

No hay improvisación. Lo que pasa es que ha habido un retraso en la publicación del currículum básico del Estado, que nos ha llegado en abril. Si el 60% es currículum del Estado y el otro 40% lo tienen que desarrollar las comunidades autónomas no nos han concedido apenas tiempo. Realmente Castilla y León ya estaba elaborando los borradores de los currículum diferentes y están colgados en el portal de educación. Todo el profesorado ha podido trabajar con ellos desde junio-julio porque son borradores que van a cambiar lo mínimo posible. Por lo tanto, no hay improvisación por nuestra parte, lo que pasa es que aprobar el decreto de la Comunidad lleva también sus plazos y unos determinados procesos legales. 

En educación los cambios se deben hacer pausadamente, con conocimiento de causa y dando participación a los profesionales, en este caso los profesores. A mí me hubiese gustado, y lo he trasladado en las reuniones con sindicatos y profesores, que este año hubiese sido de transición y reflexión. Es decir, el currículum está ahí, la comunidad desarrolla un borrador y nosotros se lo hacemos llegar a los centros. Durante el primer trimestre los centros harían propuestas, alegaciones y mejoras a ese currículum; en enero lo recibiría otra vez la comunidad, en febrero-marzo se aprobaría y así al año siguiente tendríamos un currículum mejorado que pudiera llegar a los centros educativos. 

¿De qué manera la Consejería afronta las novedades curriculares, en especial en la compra de libros?

Hemos transmitido que este año lo importante era que los directores trasladasen a las familias comprar el menor número posible de libros. Es decir, el libro del año anterior complementarlo con aquellas unidades didácticas que hubieran cambiado y que se pueden localizar en el portal de educación para que el profesorado pueda descargarlo y trasladarlo a los alumnos. De esta forma, cumplimos el currículum, no hacemos que las familias se gasten mucho dinero y al siguiente año, cuando esté todo establecido, es cuando puede gastarse dinero en el libro. Aparte de esto, las editoriales también necesitan un tiempo para su desarrollo. 

Hay voces críticas que consideran que el programa Releo se encuentra obsoleto...

No lo veo así. Es un programa que ahorra mucho dinero a las familias, están contentas y lo solicitan las que cumplen el nivel del Iprem, que este año ha subido un poco aumentando al mismo tiempo las solicitudes al programa Releo. Cuando el centro tiene libros suficientes lo van asumiendo ellos y, cuando no lo hay, la comunidad pone un dinero. En nuestro caso 518.000 euros. Aprovecho para dar las gracias al profesorado y a la Asociación de Madres y Padres de Alumnos (AMPA) que ayudan para que el programa tenga éxito. 

¿Cómo valora los 745 alumnos matriculados en el primer año de gratuidad del curso de 2-3 años?

Lo valoro de forma muy positiva, sobre todo al ser una etapa que se percibe más educativa y en la que va a haber una propuesta curricular que la tiene que hacer un maestro diplomado en Educación Infantil. Van a iniciar una formación programada y sistemática desde un año antes, de forma que las carencias que pudieran tener las van a compensar y desarrollarán sus competencias desde edades más tempranas. Por un lado esos alumnos de 2-3 años van a tener gratuidad por lo que las familias no tienen que gastar en ese aspecto, aunque tienen que complementar el comedor o las actividades en vacaciones. En Palencia se han dotado de las plazas correspondientes para cubrir todas las necesidades de los niños de esa edad. 

La pandemia trajo una mayor inversión en digitalización...

Sí, nos dimos cuenta de que había que potenciar la digitalización de los centros y se está haciendo un esfuerzo muy grande dotándolos de ordenadores, pantallas digitales, etc. A los profesores que más les costaba el uso de las herramientas digitales se les ha ayudado. Estos años se ha ofertado infinidad de actividades y también plazas de formación del profesorado en el campo digital. 

¿La Junta da continuidad a esa clara apuesta por la formación digital del profesorado?

Sí. Este año hay cerca de 180 actividades formativas con casi 4.000 horas. Y es porque el Centro de Formación del Profesorado e Innovación Educativa (CFIE), hace una detección de necesidades en este campo, muy demandado. Por eso, se ha tenido que dar opción a realizar las actividades de formación. Aparte de esto, en la capital tenemos un centro de recursos y formación del profesorado en tecnologías de la información y la comunicación. 

Hay críticas respecto a los ratios en las aulas pues consideran que deberían haberse mantenido bajos como durante la pandemia...

Los dos últimos años hemos tenido que desdoblar aulas por el espacio ya que había que dejar un metro de separación entre alumnos por el escenario de pandemia que requería mucho cuidado para que esas recomendaciones de Sanidad se cumplieran y no ser cadenas de transmisión, como así ha sido. Por otro lado, está la cuestión del desdoble por un mayor número de niños con dificultades. En los primeros cursos tanto de Infantil como de Primaria se ha empezado a disminuir la ratio de 25 a 22 y también de 30 a 27 en primero de Secundaria. Lo veo algo positivo porque si hay una ratio menor la atención del profesorado puede ser mayor por norma general. 

A pesar de acabar con los desdobles obligados por la pandemia, apenas se ha reducido el número de profesores este curso...

Sí, tenemos 30 docentes menos que el curso pasado. Por ciclos educativos, los profesores de Infantil  y Primaria han disminuido al reducirse el número de alumnos, mientras que en Secundaria se han mantenido estables y en Formación Profesional han aumentado. 

¿Qué valoración hace de las altas tasas de interinidad?

Este año hemos tenido las oposiciones de Primaria y muchos de ellos van a ocupar un puesto. En Palencia, si estaba la tasa de interinidad en un 20% se puede bajar sobre un 10-12%. Todo tiene que ser progresivo. No obstante, en Educación no podemos ajustar mucho el tema de interinidad porque necesitamos profesorado que vaya sustituyendo a otro o cubriendo plazas que no estaban del todo definidas. 

Hay proyectos como el de la Escuela de Arte que se han quedado en el tintero. ¿Se ha pensado recuperar?

No nos olvidamos de ello. Tanto el delegado como yo hacemos una petición todos los años, cuando nos piden propuestas para proyectos de obra, para que no olviden esta cuestión. No sé si habría que hacer el mismo proyecto o reformularlo. Somos conscientes de que hay unas necesidades más prioritarias en estos momentos y entiendo que el dinero se destine a aquello más urgente en los centros que tenemos. Cuando haya una partida presupuestaria de la que no precisen los centros habrá que volcarlo para poder desarrollar ese proyecto. 

¿Qué actuaciones hay previstas a día de hoy en los centros?

Tenemos pendiente una en el patio del instituto Jorge Manrique, que tiene grandes cristaleras muy deterioradas y quiero remodelarlas. Lo que pasa es que resulta también una obra de envergadura como la que este año estamos haciendo en el Victorio Macho y hemos invertido más de 800.000 euros para mejorar la eficiencia energética. 

A diferencia de otras provincias, no se ha tenido que cerrar ninguna escuela en el medio rural...

Es una gran noticia. En Cascón y Santervás de la Vega, que había algún problema, este año todas tienen mínimo cinco alumnos. De esta forma, en nuestra provincia, que partíamos de dos el curso anterior, lo hemos eliminado y estamos a cero.

La jornada continua está presente en todos los centros. ¿Están dispuestos a renovarlo?

Sí, todos lo han solicitado. Tienen que pasarlo por el consejo escolar, que ha de dejar constancia de que lo ha valorado positivamente y entonces solicitan la continuidad. Tienen que solicitarlo en el primer trimestre del curso para el año siguiente. No hemos recibido ninguna solicitud para darse de baja de la jornada continua de cara a este curso.

¿Qué tiene que decir a las críticas sobre una falta de atención a la educación en las áreas rurales?

El sistema educativo, como señalan los diferentes informes, tiene equidad a un nivel elevado. La educación rural la estamos apoyando mucho y según los datos de Palencia está bien dotada de material, de recursos, de profesorado especialista y de ratio, que es muy baja.

La Formación Profesional se ha incrementado en número de alumnos y va cogiendo peso como opción preferida de los palentinos...

Llevamos bastantes años tratando de invertir la situación de que todos los jóvenes tengan que ir a Bachillerato. Que la gente se dé cuenta de que la Formación Profesional es muy importante porque va a aportarle una cualificación profesional y unas competencias y que luego las empresas van  a intentar captar a estas personas. Nosotros estamos contentos de que la gente se vaya mentalizando de tal manera que vayamos ampliando los alumnos que se matriculan. Dentro de ello tenemos 107 proyectos aprobados para FP dual, es decir, con la interrelación más directa con las empresas y mejorar así la formación.

Palencia amplía la oferta educativa con tres ciclos de Formación Profesional. ¿Cuál ha sido la respuesta?

La respuesta ha sido muy positiva en el ciclo de grado superior de radiodiagnóstico y dosimetría en el Camino de la Miranda. En el de servicios de restauración en el Virgen de la Calle la matrícula estará en torno a diez alumnos. El del IES Recesvinto de Venta de Baños de elaboración de productos alimenticios es el que tengo mis dudas y solo se implantará si hay un mínimo de seis alumnos, cifra que hasta ahora no tenemos.

¿En qué momento se encuentra la creación de un centro integral de FP en Guardo?

Estamos haciendo estudios, pero con cierta precaución porque a nosotros y a la administración central no nos costaría nada poner un centro integrado. El problema de Guardo es que los ciclos tienen un alumnado bajo. Creo que de momento en Guardo estamos dando una respuesta más que satisfactoria a toda la gente que tiene la intención de hacer un ciclo allí.

¿En qué forma está la provincia en la red de escuelas saludables?

En los centros educativos teníamos una serie de intervenciones como desayunos saludables, plan de seguridad y confianza digital o formación y actividades de socorrismo. Lo que se quiere hacer es integrar esas actuaciones saludables. La Consejería tiene establecido un plan de renaturalización de patios escolares para siete centros de Palencia que se irá ampliando a los demás según su éxito. Actualmente forman parte de esa red de escuelas saludables cuatro centros rurales -CEIP Las Rozas de Guardo; CEIP Modesto Lafuente de Cervera de Pisuerga, CEIP Villa y Tierra de Saldaña y CEIP Padre Honorato del Val de Monzón de Campos- y tres en la capital- CEIP Blas de Sierra, CEIP Jorge Manrique e IES Jorge Manrique.    

Este año ha sido el primero en el que los exámenes no se han realizado en septiembre sino en julio. ¿Qué opinión le merece esto?

No estoy inclinado a favor del todo. Entiendo que para los cursos que finalizan una etapa educativa puede ser importante hacer los exámenes en julio para realizar una serie de procesos con la titulación correspondiente. Para el resto de cursos tengo mis reticencias pues a lo mejor un alumno quiere aprovechar el verano para refrescar ideas y adquirir conocimientos que no tiene.         

¿En qué proyectos trabaja este curso la Dirección Provincial?

Estamos centrados en dar continuidad a los programas y planes de mejora, importantes para la formación de los alumnos. En Castilla y León tenemos un nivel elevado en las evaluaciones y queremos que el éxito escolar continúe. Para ello hacemos acompañamiento a los alumnos de Secundaria para que se titulen con clases extraordinarias. Se va a poner también en tercero de Primaria y en primero de la ESO junto a las demás medidas que ya se llevaban a cabo antes. Es importante porque es una manera de detectar a los alumnos que tienen algún problema. También hay que destacar todas las actuaciones que se van realizando en los centros sobre temas saludables y enmarcarlas en un proyecto. En relación a la lectura y la escritura vamos a continuar con la liga de debate y la lectura en público. Respecto a las matemáticas hemos hecho planes piloto en algunos colegios y este año queremos que, a través de experiencias y jornadas, se difunda al resto de centros. 

¿Por qué momento pasa la educación en Palencia?

El nivel que tenemos es elevado como dicen informes como PISA. Para mantener ese nivel o mejorarlo hay que ponerle ganas e interés. Creo que toda la comunidad educativa está en esa dinámica. A los profesores les digo que la metodología nueva que hayan visto en otros países y sea exportable al nuestro que la pongan en marcha. 

Un mensaje que quiera trasladar a las familias en este inicio de curso 

La educación en Palencia y en Castilla y León está a un nivel muy bueno, por lo que tenemos que trabajar conjuntamente la comunidad educativa, padres,  profesores y alumnos, debemos remar todos en la misma línea. Cuando tengan cualquier problema que vayan a hablar con el tutor y los equipos directivos porque lo importante es que cuando haya algún conflicto se informen primero para no generar problemas y trabajar todos en la misma dirección. Si trabajamos todos en ese sentido el mayor beneficiado va a ser el alumno. Lo más importante es que sus hijos se formen, algo que va en bien de toda la comunidad educativa de Palencia.