scorecardresearch

Trabajo regulariza la situación de 987 empleadas del hogar

Patricia Velasco
-

Los sindicatos alertan de la elevada economía sumergida en un sector con 16.200 afiliados en la Comunidad

Una empleada del hogar realiza tareas en las instalaciones de una empresa de Castilla y León. - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

Es uno de los sectores con más economía sumergida y más complicado de controlar porque el espacio laboral son viviendas particulares, como alertan los sindicatos, aunque reconocen que las últimas campañas de la Inspección de Trabajo sobre el servicio del hogar puestas en marcha el año pasado y este han permitido «avances» y una mayor concienciación sobre las condiciones laborales de estos empleados.

Una iniciativa que comenzó en 2021 para conocer la situación de uno de los colectivos a los que con más fuerza se está dirigiendo la Seguridad Social, dadas sus particularidades, y que permitió que durante el año pasado 987 empleadas del hogar contratadas a tiempo completo mejoraran su situación laboral en la Comunidad, según los datos facilitados por la Delegación del Gobierno. En la campaña se contactó con 1.322 empleadores de toda Castilla y León, logrando una tasa de eficacia del 74,6 por ciento. Este sector cuenta con unos 16.200 personas dadas de alta en la Seguridad Social.

De las más de 1.300 comunicaciones enviadas durante el año pasado para regularizar a las trabajadoras de este sector a tiempo completo, la mayor parte de ellas fueron destinadas a Valladolid (241), León (232), Salamanca (218), Burgos (170), Segovia (154),Ávila (117), Zamora (76), Palencia (66) y Soria (48). La mayor tasa de eficacia se produjo en Salamanca con un 91,3 por ciento, seguida de Zamora, Valladolid, León y Palencia, por encima del 70 por ciento.

 Y la campaña no se quedó ahí, ya que Inspección de Trabajo, de forma periódica, sigue informando a trabajadores y empleadores de las condiciones en las que debe regirse su relación laboral y se protejan así los derechos de los empleados.

Precisamente este año, la nueva iniciativa de la inspección va destinada a las empleadas del hogar a tiempo parcial y supone un envío masivo de cartas dirigidas a las personas empleadoras, a las que se les brinda asistencia técnica e información para proceder a la regularización de los salarios que se encuentren por debajo del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) y la correspondiente regularización de las cotizaciones a la Seguridad Social. También recuerdan a los empleadores que de no regularizar dicha situación se pueden enfrentar a sanciones económicas.

En lo que va de año ya se han enviado en Castilla y León un total de 1.356 comunicaciones que se corresponden con 1.364 trabajadores afectados. Para proceder a la regularización de salario y cotizaciones, el titular del hogar familiar habrá de comunicar a la Tesorería General de la Seguridad Social el salario real.

«Más precarios».

Desde los sindicatos valoran que todas las campañas de inspección, independientemente del sector, son «positivas», aunque reconocen que este es de los más «precarios y menos controlados», como asegura María Dolores Jiménez, secretaria de Comunicación, Formación Sindical y Formación Empleo de CCOO de Castilla y León.

Jiménez aclara que como tienen un sistema especial es complicado regularizar su situación para que coticen igual que en el régimen general. «Hay mucha economía sumergida pero estas campañas sirven para una sensibilización pública de cómo están», incide, tras lo que añade que, sin duda, «todavía hay muchas personas que no están dadas de alta en la Seguridad Social».

La delegada de CCOO apunta que hay «un volumen imposible» de conocer de personas que trabajan en este sector, aunque creen que estas campañas de inspección «sí surten efecto» y se sensibiliza a los empleadores sobre mejoras que deben hacer en los contratos de su trabajadoras, aunque pide que estas inspecciones no sean «algo puntual».