La variante de Guardo abrirá al tráfico rodado este mes

Rubén Abad
-

La empresa Hermanos Sastre se ha hecho cargo de la conexión entre las carreteras CL-615 y CL-626. La Junta invierte 1,4 millones en la recta final de la obra, paralizada desde el año 2013

La variante de Guardo abrirá al tráfico rodado este mes

Casi una década después de que dieran comienzo las obras de la variante de Guardo (los trabajos se iniciaron en el año 2011) la conexión entre las carreteras CL-615 (Guardo-Palencia) y CL-626 (Eje Subcantábrico), ambas de la Red Autonómica, será una realidad a finales de este mes, fecha para la que está prevista la apertura al tráfico rodado de este tramo, tal y como confirmó a este periódico el alcalde de la localidad minera, Juan Jesús Blanco.


El coste global del proyecto de la variante -viaducto incluido- rondaba los 20 millones de euros (19.827.645,54 euros para ser más exactos), si bien la puesta en servicio de la vía ha sido posible tras una inversión de 1,4 millones en su recta final, lo que ha permitido la finalización de unos trabajos de los que se ha ocupado la empresa Hermanos Sastre desde mediados del pasado año (se adjudicó en agosto de 2019).


Por aquel entonces, las obras ya estaban finalizadas al 80 por ciento, y se encontraban paralizadas desde finales del año 2013. En este último tramo las intervenciones han consistido en la aplicación de la  capa final de asfalto (denominada de rodadura), amén de la colocación de la pertinente señalización horizontal y vertical y de los desvíos de aguas de un tramo por el que se podrá circular en su mayor parte -salvo en las rotondas- a 90 km/h. Por otro lado, para enlazar la  variante con la CL-615, se ha construido una nueva rotonda, que ya está en servicio, aunque no finalizada por completo.


Menos tráfico

Los objetivos de su puesta en servicio son mejorar la seguridad vial y descongestionar la travesía de Guardo, principalmente en lo que al tráfico de vehículos se refiere. «La puesta en servicio de la variante ayudará a aliviar el tráfico que soporta el casco urbano. Además, facilitará enormemente las conexiones de pueblos de la zona de Santibáñez de la Peña y Cervera de Pisuerga con la capital a través de la carretera a Palencia», señala a este rotativo el primer edil guardense.


Así lo cree también la Junta, quien defiende que con la construcción de la variante se conseguirá resolver, por un lado, los problemas de tráfico que se producen en el casco urbano de Guardo y, por otro, facilitar la movilidad entre Palencia, Riaño y Aguilar de Campoo por las carreteras CL-615 y CL-626, reduciéndose de este modo los tiempos de recorrido y el tránsito por el pueblo.