scorecardresearch

Melodías callejeras llenas de solidaridad

J. Benito Iglesias
-

Una treintena de alumnos de órgano la Escuela de Música Ortega recaudan fondos para Cáritas durante cuatro horas junto al monumento a la Muer Palentino en la plaza Mayor

Melodías callejeras llenas de solidaridad - Foto: Óscar Navarro

Brillando como el sol que iluminaba ayer el monumento a La Mujer Palentina, una treintena de alumnos de la Escuela de Música Ortega, que dirige Ana Ortega, salió a la calle para convertirse en músicos de calle por un día. 

El objetivo solidario se cumplió con creces, amenizando el paseo de cientos de palentinos por la calle Mayor, a la altura del monumento a la Mujer Palentina, y recaudando fondos a beneficio de Cáritas. Bajo el título Callejeros Musiqueros, una nota solidaria, el concierto de órgano al aire libre, de 12 a 14 horas y de 19 a 21 horas, fue todo un éxito tras meses de preparación. La actividad contó con el respaldo del Ayuntamiento y la colaboración de la Diputación. 

«Acercar la música es muy necesario. La idea surgió viendo a los músicos que tocan en la calle y los invitamos a acudir a nuestra escuela para que compartieran con los alumnos su experiencia. Empezamos hace unos años a  tocar en la calle y lo recaudado lo entregamos al comedor social cuando funcionó, y, sucesivamente, a Unicef, Manos Unidad y ahora a Cáritas», explicó ayer Ana Ortega.

Melodías callejeras llenas de solidaridadMelodías callejeras llenas de solidaridad - Foto: Óscar NavarroEl objetivo pasa por llenar de música la vía principal de la ciudad, invitando a los palentinos a que colaboren con Cáritas aportando su donativo. «Además, han podido disfrutar de una selección musical de primer nivel, con piezas de todos los estilos: jazz, pop, rock, clásica, latina, bandas sonoras, musicales.... Nuestros alumnos llevan semanas preparando un repertorio de gran calidad, ameno y muy variado, que han interpretado al órgano electrónico para compartir la música que aprenden y disfrutan en la la escuela cada curso. Le gusta tocar su repertorio y, si vale para apoyar el trabajo de una ONG, mucho más», desgranó.

«Su esfuerzo es muy importante, ya que algunos están en épocas de exámenes y han sacado un tiempo para estar aquí», dijo Ana Ortega, al tiempo que su marido y colaborador, Álvaro Gutiérrez Baños, indicó que «la actividad está saliendo muy bien, el tiempo acompaña y a la gente por la calle Mayor, ya sin mascarillas, se la ve muy alegre, con sonrisas y muchas ganas de apoyar una causa solidaria».

Con la iniciativa se inicia el ciclo de actividades que se desarrollarán durante el presente curso organizadas por la Escuela de Música Ortega, que cuentan con el apoyo de instituciones como la Biblioteca Pública, el Museo de Palencia o la Cofradía del Dulce Nombre de Jesús, entre otras. En el concierto de ayer los alumnos regalaron a los palentinos su música y, sobre todo, aprendieron el valor de tocar en la calle y aportaron su granito de arena a la labor que realiza Cáritas Diocesana en la capital y en la provincia palentina.