scorecardresearch

Desarticulan un laboratorio de droga sintética en Burgos

SPC
-

Los agentes intervinieron 5.500 gramos de 'speed', 2.000 gramos de hachís, 300 gramos de cocaína, 3.000 gramos de marihuana, 1.000 gramos de ketamina, 900 de cristal y pastillas de éxtasis

Desarticulan un laboratorio de droga sintética en Burgos - Foto: Ricardo Ordez ICAL

Un operativo conjunto desarrollado entre agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil de Castilla y León y País Vasco consiguió la inutilización de un laboratorio de droga sintética en un domicilio particular de la localidad burgalesa de Miranda de Ebro, a través de una operación que se saldó con cinco detenciones y la intervención de 5.500 gramos de 'speed', 2.000 gramos de hachís, 300 gramos de cocaína, 3.000 gramos de marihuana, 1.000 gramos de ketamina, 900 gramos de cristal y pastillas de éxtasis.

Según informó la delegada del Gobierno en Castilla y León, Virginia Barcones, se trata de una muestra de "la coordinación y el trabajo conjunto entre las Fuerzas de Seguridad", que ha permitido desarticular "una importante organización criminal que operaba en el norte de España". Se trata, además, de la primera vez que en Castilla y León se interviene un laboratorio de droga sintética.

De las sustancias intervenidas, podrían extraerse al menos 21.000 dosis de estupefacientes, que podrían alcanzar en el mercado un precio de 187.000 euros. Según indicó Barcones, en el momento de la detención se practicaron cinco registros domiciliarios y se encontraron en el domicilio, 5.500 gramos de 'speed', de los que se podrían extraer 12.000 dosis con un valor total de 152.000 euros; 2.000 gramos de hachís, de los que se podrían extraer 3.00 dosis con un valor total de 15.000 euros; 300 gramos de cocaína, de los que se podrían extraer 600 dosis con un valor de total de 20.000 euros; junto a otras sustancias como marihuana, ketamina (anestésico con propiedades similares al LSD), cristal y un muestrario con pastillas de éxtasis, para su exhibición a posibles clientes.  Encontraron también tres vehículos, diversos útiles y sustancias de corte, utensilios para la elaboración de droga de síntesis, diversa munición de procedencia desconocida y armas blancas prohibidas. 

La delegada del Gobierno en Castilla y León, Virginia Barcones, acompañada por el subdelegado del Gobierno en Burgos, Pedro de la Fuente, el comisario jefe de la Policía Nacional en esta provincia, Jesús Nogales, el Comisario Jefe Provincial de Operaciones, Benito Martínez, el inspector jefe de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Burgos, José Manuel del Barco Barriuso, y el teniente coronel Jefe de Operaciones de la Zona País Vasco, Miguel Ángel Aguirre, presentaron hoy en la Comisaría Provincial de Burgos los resultados de esta operación, denominada 'Chiruca'.

Según explicó Barcones, se trata de un trabajo conjunto de ambos cuerpos, que se ha llevado a cabo los últimos meses en la Comunidad, y que permitió desmantelar a una "importante organización criminal con gran capacidad de elaboración y distribución de sustancias estupefacientes, teniendo acceso a una gran variedad de drogas de diferentes tipologías".

Desarrollo del operativo

La investigación se inició a mediados del año 2021, cuando agentes de la Comisaría Provincial de Burgos de la Policía Nacional detectaron la existencia, en esta provincia, de una organización criminal dedicada a la elaboración y venta de droga sintética. Esta organización estaría en condiciones de producir y distribuir grandes cantidades de la sustancia conocida como 'speed' (Sulfato de Anfetamina). El 'speed' es una droga sintética, perteneciente a la familia de las fenetilaminas, que genera graves daños a la salud de los consumidores, con efectos devastadores sobre el cuerpo humano al tratarse de productos químicos que ingresan en el organismo. En este punto, la delegada del Gobierno recordó los "efectos devastadores" que tiene esta sustancia sobre el cuerpo humano. 

Una vez iniciada la investigación y activados los protocolos de coordinación existentes entre las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, los investigadores comprobaron que varias de las personas investigadas también estaban siendo objeto de seguimiento por la Guardia Civil del País Vasco y Burgos y por unidades de la Policía Nacional de Galicia y Madrid. Ante esta información, unificaron los esfuerzos y, tras las oportunas diligencias, se puso en conocimiento de la Autoridad Judicial los hechos conocidos para la práctica de las actuaciones judiciales procedentes.

Asimismo, señaló que la operación 'Chiruca' revistió una "gran complejidad" debido a las medidas de seguridad que adoptaban los integrantes de la organización, la gran infraestructura de domicilios y vehículos de la que estaban dotados y el amplio territorio por el que se movían. Según indicó, el operativo se desarrolló en tres fases. 

En primer lugar, una fase de investigación, donde el objetivo principal era conocer a los integrantes de la organización, la cual operaba en diferentes zonas del territorio nacional teniendo puntualmente contactos en el centro de Europa para la adquisición de la sustancia estupefaciente. "El afán de los investigadores durante esta fase, pese a su complejidad, tiene por objeto conocer a las personas que componen la organización para llegar a desarticular por completo la misma, sin dar opción a posibles agrupaciones en el futuro", señaló Barcones.

Una segunda fase se orientó entonces a definir "de manera concreta" el rol desempeñado por cada integrante dentro de la organización, llegando a conocer "con claridad" el entramado y las funciones desempeñadas por cada miembro, estando cada uno especializado en unas labores perfectamente definidas, lo que dificultó y alargó la investigación. Por último, la tercera fase se centró en conocer el 'modus operandi' de la organización en conjunto, siendo necesario para la explotación de la investigación llegar a saber las vías de provisión de la droga y la manera de distribución en España.

Miranda como centro de operaciones

La operación dio como resultado la detención de cinco personas, tres de las cuales ya están en prisión y otras dos con medidas restrictivas; así como la inutilización del laboratorio de droga sintética, que se ubicaba en la localidad burgalesa de Miranda de Ebro, donde también estaban fijadas las "actividades del cabecilla de la organización", tal y como explicó el comisario Nogales. A preguntas de los periodistas, señalaron también que todos los detenidos eran de nacionalidad española y alguno de ellos era "residente en Burgos", y el cabecilla del grupo tenía antecedentes.

En este laboratorio de Miranda, los detenidos adulteraban la droga que recibían por sus canales de abastecimiento, para aumentar su peso con otras sustancias y así multiplicar los beneficios en su distribución al menudeo entre sus clientes, aumentando también la capacidad nociva de estas sustancias para la salud de los consumidores.

La delegada del Gobierno en Castilla y León quiso también poner en valor esta operación y la acción realizada por los agentes tanto de la Policía Nacional como de la Guardia Civil. Para ello destacó la "coordinación y trabajo conjunto" de ambos cuerpos, a los que felicitó por las "brillantes operaciones" contra el tráfico de drogas que se están ejecutando durante los últimos meses.