Hundido en el último cuarto

Área 11
-

77
Coviran Granada
59
Destino Palencia
Finalizado
El Destino Palencia encajó un 22-7 en el cuarto periodo, tras haber legado 55-52 al final del tercero

Hundido en el último cuarto - Foto: Alvaro Barbero

Primera derrota de la segunda fase para el Destino Palencia, que cedió con claridad en su desplazamiento a tierras granadinas tras haber llegado al final del tercer periodo muy cerca en el marcador.

El equipo de Arturo Álvarez no pudo sumar un nuevo triunfo frente al Granada, tras un pésimo último cuarto, en el que encajó un parcial de 22-7 después de tres primeros cuartos de mucho desgaste físico.

El Destino Palencia llegaba a la ciudad de la Alhambra en busca de un nuevo triunfo que confirmase su buen momento y le acercase al play-off. No iba a ser fácil, pues el Covirán Granada buscaba en casa su primer triunfo de la segunda fase y no estaba dispuesto a dejar que los de Arturo Álvarez corriesen a sus anchas. Lo dejaba claro desde el pitido inicial, con una férrea defensa ante la que les costó mucho moverse a los palentinos. Aunque tampoco los andaluces se encontraban cómodos en la pista. 

Con la lección aprendida, los castellanos y leoneses frenaron por completo el juego exterior de su rival, su mejor arma. Pese a todo, el Covirán Granada conseguía colocarse por delante en el luminoso y mediado el cuarto ganaba por cuatro puntos (8-4). 

Sufrían los de Álvarez que, aunque mejoraban sus porcentajes de acierto en la segunda mitad del cuarto, no conseguían enjugar diferencias (16-11, minuto 8). Pero apretaba los dientes el equipo palentino, que secaba el ataque local y firmaba dos triples en el último minuto para dar la vuelta al marcador (16-17).

Ya en el segundo cuarto, las defensas continuaban imponiéndose a los ataques y los dos equipos tenían muchos problemas para encarar el aro contrario, aunque un triple de Christian Díaz permitía a los granadinos abrir una pequeña brecha en el luminoso a falta de seis minutos para el descanso (23-19). 

Una vez más, un cambio de defensa en las filas palentinas dio resultado y el Covirán Granada solo fue capaz de anotar un tiro libre en los siguientes tres minutos de partido. Mientras, aunque seguía sufriendo, el equipo visitante conseguía enjugar diferencias (24-25). 

A partir de ahí la igualdad fue máxima, aunque los de Arturo Álvarez conseguían irse al tiempo de descanso con mínima ventaja en el marcador (33-34).

Tras el descanso la dinámica del encuentro no cambió, aunque tras un minuto de juego sin que el marcador se moviese, un triple de Alex Bortolussi colocaba por delante a los locales (36-34). El Destino Palencia replicaba de la mano de Preston  Purifoy y volvió a mostrar un poco más de acierto en sus lanzamientos, lo que le permitió abrir una pequeña brecha de cuatro puntos (36-40, minuto 23).

Trataban los locales de zafarse de la presión visitante y poco a poco el Covirán Granada parecía ir ganando terreno y confianza ante un Destino Palencia que parecía haber agotado sus recursos y que veía cómo el rival le iba ganando terreno hasta conseguir colocarse por delante en el luminoso para entrar en el cuarto decisivo con tres puntos de diferencia (55-52).

Había partido, pero el Destino Palencia acusó el desgaste de los tres primeros cuartos y, tras unos primeros minutos igualados en los que consiguió mantener cierta intensidad defensiva, los de Arturo Álvarez se desinflaron por completo. 

El Covirán Granada echó el resto, apretó los dientes en defensa y aprovechó la debilidad de su rival para empezar a despegar (66-56, minuto 35).

Trató el conjunto palentino de zafarse, pero lo cierto es que cada vez estaba más desaparecido de la pista y en los cinco últimos minutos encajó un parcial de 11-3 que dejaba un contundente 77-59 en el marcador electrónico del Palacio de los deportes de Granada. 

EL MIÉRCOLES, ALMANSA. Los morados jugarán su siguiente duelo en la cancha  el equipo albaceteño.