scorecardresearch

A segundos de su primera victoria

Alberto Moreno
-

Colina Clínic Palencia RC despide la temporada descendido, sin ganar ningún partido, pero ofreciendo una gran imagen en Vitoria, cayendo cruelmente en la última jugada

A segundos de su primera victoria - Foto: Sara Muniosguren

A segundos de la primera victoria liguera. Colina Clínic Palencia vencía 14-15 a Vithas Gaztedi tras un ensayo de castigo a favor de los castellanos ya en los minutos de añadido, pero la última fase ofensiva de los vitorianos la posó en el ensayo decisivo Winrey Stoffels, el más talentoso de los locales, evitando una victoria morada a domicilio que podría haber resultado histórica, al ser la primera en la División de Honor B. El equipo del Colina Clínic dio la cara con un encuentro sensacional, y eso no hay quien lo mueva.

No deja de ser una buena noticia en este telón liguero ver a Palencia ponerse arriba 0-5 a domicilio y con un ensayo. Winrey Stoffels dirigía la reacción de Gaztedi, con los rojinegros jugando dentro de la línea de 22 palentina, hasta lograr el ensayo en una jugada por encima de la defensa de Colina Clínic. Con la potencia física de Shane Olckers progresaban los vascos, pero con la lluvia y el campo rápido era un partido de lucha, poca claridad y muchas melés. Tras una de ellas, se acercó Palencia a tres metros de la línea de marca, muy valiente el equipo marcando territorio, pero un balón retenido evitó el ensayo.

Pisaba campo rival el Colina Clínic, sin nada que perder, pero de nuevo un balón retenido cerca ya de la línea de 22 y poco después un avant de Lolohea Loco frustraban las acciones de ataque visitantes. Una melé palentina provocaba la salida en estampida de Heather, bien frenado por la defensa rojinegra en unos compases finales donde las dos zagas se emplearon a fondo. Gran trabajo de Palencia Rugby sin oval, dejando la cosa en el descanso en ese mínimo 7-5.

Arranque igualado del segundo periodo, con los palentinos mirando a los ojos a su rival. Sin duda, grandes progresos los conseguidos por el equipo de Garri en esta segunda fase liguera de marcadores mucho más apretados. Eso sí, algún exceso verbal costaba unos metros de castigo, pero las defensas seguían imponiendo su ley y el 7-5 no se movía.

Perdió Palencia una touche ya dentro de la 22 local a los siete minutos, una lástima con patada de alejamiento de los vitorianos. Pero vuelta a empezar, con el equipo corajudo y ganando muchos metros, en bastantes ocasiones con un Heather imperial. Reaccionaban los vascos de la mano de Iraitz y Stoffels, mucha velocidad y talento, pero Colina Clínic seguía apretando los dientes en defensa, y a lo grande. A los trece minutos, una infracción local en una melé estaba perfecta en ubicación y distancia, ideal para que Bartolomé pidiera palos, pateara de maravilla y pusiera a Palencia con ventaja en el marcador a 25 minutos del final.

A los 22 minutos Heather volvía a romper la línea de ventaja ganando muchos metros para los castellanos, pero un avant apenas a un par de metros del try frustraba el segundo ensayo palentino. Una verdadera pena. A los 25 minutos, un golpe de castigo por placaje alto gasteiztarra lo trataba de llevar a palos Bartolomé, marrando por poco.

Esa opción para el 7-11 despertó a los locales, y tras una touche local a 5 metros, la fase de ataque acabó con retenido a menos de medio metro de la marca, brutal la defensa palentina. Pero Gaztedi percutía, se volvía a acercar a la marca y al final el paquete empujaba hasta que Altuna la posó pasada ya la media hora. Un ensayo muy trabajado porque Colina Clínic puso el listón muy alto en su defensa.

desenlace. Pero no habían dicho los visitantes su última palabra, valientes y a por todas atacando y percutiendo hasta forzar un ensayo de castigo que parecía voltear definitivamente el marcador. Pero quedaba la respuesta de los rojinegros y el talento de Stoffels forzó un ensayo postrero que evitó la hombrada visitante, aunque la imagen palentina durante los 87 minutos de partido sólo merece el elogio. Este equipo sigue aprendiendo, y ya no es aquel bloque frágil de la primera fase, ni mucho menos.

Acaba la liga Colina Clínic en la última posición y sin haber conocido el triunfo, pero dejando un muy buen sabor de boca. Ahora, descanso y preparar la próxima campaña, buscando el ascenso.