El objetivo es la atención de todos los pacientes

DP
-

Afirma que la falta de médicos de familia es un problema estructural en España que no se va a corregir de la noche a la mañana

El objetivo es la atención de todos los pacientes - Foto: Juan Mellado

«Esta oportunidad que generosamente me ha ofrecido la Consejería la he aceptado con ilusión y como un reto más, aunque es un momento realmente difícil, pero creo que alguien tiene que estar al frente de esto aunque no sea la mejor situación», afirmó ayer el nuevo gerente de Asistencia Sanitaria, Juan Bautista López-Messa, quien, entre los objetivos «fundamentales» que dirigirán su gestión, destacó el de atender «de la mejor manera posible y con la mejor calidad», con la «dificultad añadida» de que «se va a intentar compaginar» la atención a los enfermos con la Covid-19 con la de los pacientes con otras múltiples patologías, porque no hacerlo así «supone un retraso en patología  graves, que algunas enfermedades incluso evolucionen de una forma inadecuada». «Hay que intentar a toda consta, con las medidas de seguridad y los circuitos adecuados, mantener la asistencia, no solo a los pacientes del coronavirus y sino a todas las demás patologías», afirmó López-Messa, quien añadió a renglón seguido que «se intentará mantener la actividad quirúrgica dentro de lo posible».
profesionales. El nuevo gerente de Asistencia Sanitaria se refirió a una parte «muy importante» del sistema, los profesionales, y al problema «estructural y general» que se  da «sobre todo en Atención Primaria». «Existe un déficit de médicos especialistas en medicina familiar y comunitaria y eso repercute en la asistencia sanitaria, porque es, además, el primer escalón, el primer lugar al que acuden los pacientes», afirmó, y añadió que «se trata de un problema que tenemos que intentar abordar de la mejor manera posible».  Así,  pidió  la «colaboración» de los médicos de Atención Primaria y la «comprensión» de los ciudadanos. El esfuerzo es «máximo» y «de ninguna manera se ha abandonado la atención a los pacientes». En este sentido, López-Messa hizo hincapié en que  «se intenta mantener unas medidas de seguridad, porque este virus se puede coger en cualquier lugar y en cualquier momento. Y los problemas que haya en los centros de salud, como una cola para entrar,  es por seguridad de los propios pacientes. Intentaremos hacer todo lo posible pues para mejorar esas condiciones».
«La atención telefónica a una persona de un solo de un médico que tiene muchas llamadas telefónicas que recibir y que hacer a enfermos en seguimiento hace que la inmediatez sea imposible, pero  los profesionales están haciendo un esfuerzo muy grande», subrayó.  «Lo que no se pueden hacer es milagros y la falta de médicos de familia es un problema estructural que hay en España y que no se va a corregir de la noche a la mañana. No hay fórmulas mágicas», inició López-Messa.
Este tomó posesión del cargo, y entre sus responsabilidades figura estar al frente del Complejo Asistencial Universitario de Palencia, Caupa, de ahí que abogara por la colaboración entre todos los profesionales. «Esto es un equipo y de mucha gente, probablemente sea la empresa con más personal de todo de todo Palencia. Todos somos importantes, lo que cambia es la responsabilidad», manifestó. 
López-Messa tuvo palabras de aliento y apoyo hacia los que han caído enfermos por la Covid-19 y los que trabajan con el riesgo que supone.

El nuevo gerente de Asistencia Sanitaria, Juan Bautista López-Messa, ocupó la jefatura del Servicio de Medicina Intensiva desde 1997, y explicó sobre la UCI que tenía unas instalaciones del año 1981, aunque tecnológicamente estaba completamente actualizada. «Se ha hecho un plan de reforma muy ambicioso, en el que además de modernizar las instalaciones y algunos aspectos tecnológicos,  se va a ampliar de 16 a 20 el número de puestos», señaló. Las obras de una primera fase ya terminaron, y las de la segunda, con otras 10 camas, se prevé estén concluida a mediados de octubre. 
«De las 10 camas ya operativas, seis están ocupadas con pacientes con la Covid-19, y las restantes no se pueden utilizar con otro tipo de patologías, por tanto están reservadas por si hay más casos que necesiten cuidados intensivos», explicó Juan Bautista López Messa.
Este comentó que se dispone de la unidad de reanimación posanestésica, a la que se han trasladado los pacientes de cuidados intensivos con otras patologías (entre 9 y 13). «No hay ningún déficit para atender pacientes críticos y el hecho de que hayamos ido al área de reanimación no va a suponer ninguna carencia para atender postoperatorio puesto que se han habilitado un espacio de lo que era la antigua reanimación», dijo. 
«Hay camas suficiente, respiradores suficientes, fueron suficientes en el momento más agudo de la pandemia,  y no ha habido nunca déficit ni que tomar decisiones como en otros sitios de a quién ponérselo», aseguró el nuevo gerente del Caupa, que añadió que se  dispone de cinco respiradores más que antes de la pandemia. «Desde la gripe A la dotación de respiradores se incrementó de forma importante, y ya disponíamos de un parque de respitasores suficiente».
López-Messa explicó que dos plantas del Río Carrión se utilizan para la Covid-19  y se prepara la novena por si fuese necesario. Hay otra serie de planteamiento para seguir con la actividad y  utilizar el San Telmo como como hospital limpio,  «pero tenemos un problema añadido: es que no hay enfermeras en la bolsa de empleo», aseguró.