scorecardresearch

Velocidades de Fórmula 1

Alberto Abascal
-

Un palentino fue 'cazado' cuando circulaba a 243 kilómetros por hora en una carretera de Toledo. Otros dos conductores fueron investigados en 2021 por sendos delitos contra la seguridad del tráfico al conducir sus vehículos a 214 y 229 km/h

VELOCIDADES DE FÓRMULA 1

El exceso de velocidad no solo conlleva una sanción administrativa. También puede conllevar una responsabilidad penal. Bajo este prisma, tres conductores, dos de ellos palentinos, se llevaron la palma en 2021 por circular a velocidades nada recomendables para la seguridad vial. 

El 17 de marzo se conoció que agentes de la Guardia Civil de Palencia investigaban a dos conductores como posibles autores de delitos contra la seguridad vial por circular a velocidades excesivas que superan los 200 kilómetros por hora.

El primero de los hechos se produjo en la A-67 cuando se encontraba prestando vigilancia en esa autovía el helicóptero Pegasus de la Dirección General de Tráfico (DGT), en el término municipal de Villaprovedo, al detectar la circulación de un vehículo a 229 kilómetros por hora, estando limitada la velocidad a 120.

El vehículo no pudo ser detenido en ese momento, por lo que se inició la correspondiente investigación para tratar de identificar al conductor del vehículo. Se averiguó que el vehículo, de alta gama, pertenecía a una empresa domiciliada en Madrid y que las dos personas que viajaban a bordo del vehículo realizaban un viaje de negocios desde Madrid a Santander. El caso fue remitido al juzgado de Carrión de los Condes.

243 km/h. En el segundo de los casos, la Guardia Civil detectó a un conductor, natural de Palencia, que circulaba en su vehículo a 243 kilómetros por hora en una autopista de la provincia de Toledo, donde la velocidad estaba limitada genéricamente a 120, mientras el copiloto del vehículo grababa su hazaña, pudiéndose ver con claridad cómo el vehículo de alta gama superaba en más del doble la velocidad máxima autorizada.

La Guardia Civil tuvo acceso al vídeo colgado por el ocupante del vehículo en una conocida red social, e inició la correspondiente investigación para identificar al conductor. Tras un proceso de edición de imágenes realizado por los agentes y de verificar imágenes de diversos tramos de carreteras de varias provincias españolas, a pesar de haberse producido en horario nocturno, se pudo determinar con exactitud el tramo por el que circulaban a mayor velocidad de la permitida, la fecha y hora, tratándose de una autopista próxima a la localidad de Ocaña (Toledo).

Asimismo, el 31 de marzo los agentes de la Guardia Civil iniciaron una investigación a un conductor al ser detectado circulando a 214 kilómetros por hora por la P-11, una autovía urbana que enlaza la A-67 con la capital, cuando la vía tiene una limitación específica de velocidad de 100 kilómetros por hora.

Durante un control de velocidad rutinario dirigido a la prevención de accidentes de circulación, la Guardia Civil identificó a dicho conductor, en torno a las 23,30 horas de la citada jornada. El investigado y las diligencias instruidas fueron puestos a disposición del juzgado de instrucción de guardia para el correspondiente juicio rápido.  Hay que recordar que este tipo de conductas son un delito expresamente recogido en el artículo 379-1 del Código Penal y que puede ser castigado con pena de prisión de tres a seis meses o con la de multa de seis a 12 meses, así como la privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a un año y hasta cuatro años.