Las pruebas a 700 palentinos arrojará luz sobre el contagio

Carlos H. Sanz
-

El Gobierno realizará 600 pruebas a familias de la provincia y otros 100 a personas mayores

Las pruebas a 700 palentinos arrojará luz sobre el contagio - Foto: Juan Mellado

Una de las principales limitaciones del sistema de vigilancia actual de Covid-19 es que solo recoge la información sobre casos confirmados microbiológicamente. Si se tiene en cuenta la rapidez con la que se extiende la epidemia y los pocos test diagnósticos que se han hecho, la fotografía que los datos ofrecen de la enfermedad SARS-CoV-2 corresponde solo a las personas con las formas graves de afectación, al personal sanitario y otro personal considerado como esencial, pero se deja fuera al común de los ciudadanos.
Para obtener una panorámica completa de esta enfermedad, es decir, para conocer la magnitud total de infectados tanto para la población española en su conjunto como a nivel local y para monitorizar la difusión de la enfermedad, el Instituto de Salud Carlos III ha diseñado para el Gobierno una encuesta seroepidemiológica de infección por SARS-CoV-2 en España, en la que se realizarán pruebas a un total de 62.400 personas, de las que 700 se realizarán en la provincia.
Con esta encuesta se podrá estimar la prevalencia de infección por SARS-Cov2 en España, por Comunidades Autónomas y por provincias y monitorizar la evolución de la epidemia, especialmente la aparición de nuevas infecciones derivadas de transmisión comunitaria. Con ellos, se podrá ayudar mucho a orientar la toma de decisiones de salud pública.
Para comprender más a fondo esta encuesta y dar respuesta a preguntas como si 700 pruebas serán suficientes para conocer la situación de Palencia, el sociólogo Javier Gómez Caloca arroja luz sobre varias cuestiones. «El punto de partida es que se sabe muy poco de la epidemia y por eso necesitamos esta encuesta. Lo que se sabe depende más de la red asistencial y de sus protocolos –muy dependientes de la disponibilidad de test de diagnóstico-, que del propio modelo de expansión del virus», señala el sociólogo palentino.
Dicho de otra forma, «lo que sabemos depende más de los instrumentos de medida que del propio objeto que queremos medir, el virus y su fuerza de contagio». «De hecho, el propio documento sobre la encuesta estima que los casos asintomáticos, leves, moderados o incluso graves que no han tenido acceso al test diagnóstico podrían suponer en realidad más el 80% de los afectados», añade. 
Para Gómez Caloca, «los datos que hemos venido conociendo sí son significativos en relación con la demanda asistencial, pero no en relación con la extensión del contagio». «Por eso, la única forma de conocer esta extensión del contagio, el verdadero mapa del virus es una gran encuesta epidemiológica, que busque al virus por toda España, con una muestra suficientemente representativa por provincias que permita conocer la prevalencia (el número de contagiados en un determinado territorio) y su evolución».
Además de esa panorámica de la que se ha hablado antes y de la evolución de la infección, Gómez Caloca recalca que esta encuesta dará a conocer también los factores sociodemográficos y territoriales de la epidemia. «Es decir, cómo se mueve en el territorio, cuánto importa la densidad, la acumulación de población, los vínculos territoriales, cómo afecta la emigración y las segundas residencias, qué colectivos sociales se ven más afectados en función de lo extensa y tupida que sea su red de interacción social, etc.», añade.
la muestra. Para conocer más a fondo los aspectos técnicos de la encuesta, Javier Gómez Caloca explica que se distribuye primero por provincias y luego por tamaños de hábitat. «En lo que a Palencia se refiere, hay tres tamaños: la capital, los municipios de más de 5.000 habitantes –Aguilar, Guardo, Venta de Baños y Villamuriel- y el resto de la provincia», detalla.
«Luego, en cada uno de estos estratos se eligen aleatoriamente las secciones censales y, a continuación, los domicilios, en los que se entrevistará a todos los miembros, buscando una muestra que se parezca en cuanto a la edad lo más posible al conjunto de la población», añade.
Sobre si son suficientes 700 pruebas, el sociólogo palentino aclara que «el tamaño de la muestra obedece a razones de cálculo de probabilidades, por lo que no necesita ser proporcional al tamaño de la población». «Con independencia del tamaño de la población, hay un momento en que los datos de una encuesta no cambian apenas –significativamente- aunque hagas muchas más entrevistas. En general eso empieza a ocurrir a partir de las 500», comenta. 
«En este caso 600 entrevistas, con la hipótesis de contagio estimada del 5%, permiten obtener datos con un margen de error de un 2,5% para un nivel de confianza del 95%. Dicho de otra forma, existirá un 95% de probabilidades de que los datos de la encuesta se correspondan con los datos reales, en un margen de 2,5 puntos arriba o abajo», aclara.
«Además, para mejorar la calidad de la encuesta se ha incrementado la muestra con una distribución proporcional de entrevistas a personas mayores. A Palencia le corresponden 100 entrevistas más que permitirán reducir aún más ese margen de error», añade Gómez Caloca.
De esta forma, el sociólogo palentino anima a toda la ciudadanía a participar en esta encuesta epidemiológica, por su valor para el interés general. «Con ella, desde el punto de vista colectivo, vamos a ayudar a conocer la epidemia en profundidad, lo que nos ayudará a manejarla y a elegir las mejores alternativas entre las que dispongamos en cada momento, para acabar con este riesgo. Además, desde una perspectiva individual, la propia encuesta va a ayudar a que los participantes puedan tener un diagnóstico precoz y proteger a sus familiares, compañeros de trabajo y amigos», sentencia.