scorecardresearch

Tudanca afea al PP su intento de tumbar la reforma laboral

ICAL
-

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, que acompañó en Palencia al candidato socialista a la presidencia de la Junta, acusa a los populares de actuar como cuando se pita un «penalti»

Tudanca afea al PP su intento de tumbar la reforma laboral - Foto: Sara Muniosguren

El candidato del PSOE a la Presidencia de la Junta, Luis Tudanca, acusó ayer al Partido Popular de intentar tumbar como «siempre» la reforma laboral como hicieron hace años en Madrid, con el denominado Tamayazo o con la moción de censura fracasada en Murcia en 2020. Sin embargo, celebró un «día histórico» que permite recuperar derechos perdidos y en el que destacó ha triunfado el «karma» y la «justicia poética».

Tudanca, que participó en un acto de las elecciones del 13 de febrero en el Centro Cultural Provincial de Palencia, junto a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, consideró una «magnífica noticia» la convalidación de la reforma laboral en el Congreso de los Diputados, que el Gobierno pudo salvar gracias a un error de un diputado del PP.

El socialista defendió que la reforma laboral se aprobó de forma consensuada con la CEOE, UGT y CCOO, con quienes destacó el PSOE ha hecho este «viaje». De esta forma se preguntó con qué «compañeros de viaje» va el candidato popular Alfonso Fernández Mañueco, a quien recordó su advertencia a Ciudadanos y UPN por apoyar esta norma. «¿A quién defiende?», añadió.

Ante unas 200 personas,Tudanca defendió la política «limpia» y «decente» y aseguró que el PP no tiene «remedio». Además, abogó por recuperar el diálogo social e insistió en que llamará a sindicatos y patronal para aprobar unos presupuestos consensuados, así como un proyecto estratégico de crecimiento. «Castilla y León no va a perder el tren de los fondos europeos», dijo. Luis Tudanca, que alargó su intervención ante el retraso en la llegada de la ministra de Hacienda, comprometió la apertura de los consultorios locales. También defendió una fiscalidad en el que pague más el que más tiene, para poder «darle más al que más necesita».

Por su parte, la secretaria provincial del PSOE de Palencia, Miriam Andrés, denunció el Tamayazo del PP para romper el acuerdo del Gobierno con varios grupos políticos con los que tenía un pacto para aprobar la reforma laboral e insistió en que el «karma» se les ha vuelto en contra. También consideró que los populares han dado un «paso en falso» con las elecciones del 13 de febrero. «Le vamos a dar estopa, se la vamos a dar bien», exclamó.

Entretanto, Jesús Guerrero, cabeza de lista a las Cortes por Palencia, defendió la nueva reforma laboral, que destacó es «fantástica» para los trabajadores de Castilla y León y justificó el retraso en la llegada de la ministra, que participó en el Pleno del Congreso de los Diputados que ratificó esta norma que modifica la regulación del mercado de trabajo.

Guerrero denunció las «mentiras» del PP y recordó que la promesa del nuevo hospital acumula ya seis elecciones. Lo mismo ocurre, dijo, con la unidad de radioterapia, algo «absolutamente sangrante». También aludió a la UVI móvil anunciada para Guardo. «El maltrato del PP a Palencia tiene un coste», afirmó, lo que lleva a la provincia a quedarse «muy atrás».

Taquicardias. La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, celebró en Palencia la convalidación de la reforma laboral en el Congreso de los Diputados, que salió adelante gracias a un error en la votación de un diputado del PP, en una votación de «vértigo». «Todavía tenemos taquicardias», dijo.

Montero aseguró que el Gobierno de Pedro Sánchez está cumpliendo con el programa electoral, mejorando la vida de la gente, si bien reconoció que han tenido en más de una ocasión que meter una «cafinitrina» debajo de la lengua ante lo ajustado de las votaciones.

En ese sentido, la titular de Hacienda acusó al PP de actuar como cuando a un jugador le pitan un «penalti» al denunciar el error en la votación de un diputado de Cáceres, pero destacó que la reforma laboral se aprobó de forma consensuada con sindicatos y patronal, para devolver la dignidad al mercado de trabajo, para recuperar la capacidad de negociación y para hacer «más justas» las relaciones laborales, acabando con la precariedad. «Justifica social se llama», dijo.

Las palabras de la ministra en la que anunció la aprobación de la reforma laboral levantó aplausos entre los 200 asistentes al acto político, que compartió con el candidato del PSOE a la Junta, Luis Tudanca.