Fin a una década de reclamaciones

A. Benito
-

El hospital Tres Mares de Reinosa abrió sus puertas en marzo de 2010. En aquel momento, ya se hablaba de poner la infraestructura a disposición de los castellanos y leoneses

Fin a una década de reclamaciones

El 1 de marzo de 2010 comenzaba a prestar servicio el hospital Tres Mares de Reinosa. La infraestructura, históricamente demandada por los vecinos de la zona sur de Cantabria, abría sus puertas con la intención de dar respuesta a las necesidades de 21.000 vecinos de las comarcas de Campoo y Los Valles, aunque ya por aquel entonces se planteaba la posibilidad de dar cobertura a las poblaciones de otras provincias.


De hecho, el entonces consejero de Sanidad de la Comunidad vecina, Luis María Truan, indicaba en declaraciones a los medios de comunicación que, una vez abierta, la infraestructura estaría en disposición de atender a personas tanto de Cantabria como de Castilla y León, «porque la cohesión del sistema nacional de salud así lo establece», apuntaba.


Los primeros en recorrer los pasillos del Tres Mares, en el que se invirtieron más de 20 millones de euros, fueron las autoridades políticas regionales y locales, representantes de las empresas encargadas de la obra así como personal médico y numerosos periodistas. El acto tuvo lugar el 5 de febrero de 2010, casi un mes antes de que el centro echara a andar y fuera inaugurado por el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla. 


Sin embargo, para encontrar el origen de la reclamación de los vecinos de Campoo y Los Valles, hay que echar la vista cuarenta años atrás. Fue en la década de los 80 cuando Reinosa comenzó a clamar por un hospital que le salvara de recorrer Las Hoces para recibir atención médica, sobre todo en casos de urgencia. La situación no dista mucho de la que sufren los habitantes de la Montaña Palentina. De hecho, estos también han solicitado en numerosas ocasiones la construcción de un hospital comarcal, aunque, por el momento, han tenido menos suerte que los vecinos del sur de Cantabria. 


DOTACIÓN. El hospital Tres Mares está dotado con veinte habitaciones individuales con capacidad para hacerse dobles y ampliar a cuarenta el número de camas. También dispone de un área de urgencias, con servicio 24/7. El bloque quirúrgico consta de dos quirófanos, sala de preanestesia y las correspondientes zonas de recepción, acceso y circulación de pacientes y personal hospitalario. Las áreas de biotecnología y de rehabilitación y fisioterapia son otras de las dependencias con las que cuenta la infraestructura. 
A ello se suman las consultas externas de alta resolución, una Unidad de Documentación Clínica, dotada con un archivo de historias clínicas, farmacia hospitalaria y la Unidad de Atención al Paciente. La gestión de la Admisión Central y de Urgencias del Centro, completan las áreas funcionales del hospital.