scorecardresearch

Empate ante el tercero en el regreso a casa

David del Olmo
-

El delantero Alfredo adelantaba al Palencia Cristo a 10 minutos del descanso. En el segundo tiempo, a nueve de la conclusión, igualaba el Compostela por medio de un penalti transformado por Escudero (1-1)

Empate ante el tercero en el regreso a casa - Foto: Óscar Navarro

Rompió su mala racha de resultados ante rivales gallegos en el inicio de 2022 el Palencia Cristo, que sumó un punto de mérito ante el tercero de la tabla, un Compostela al que tuteó y al que fue ganando durante 41 minutos, hasta que una pena máxima situó las justas tablas.

En el primer cuarto de hora el equipo visitante saltó a La Balastera en busca de un primer gol que le facilitara la faena de la tarde, aunque tanto los gallegos como los locales dispusieron de una clara opción de adelantarse. La primera la protagonizaba el gallego Primo, rematando un balón peinado dentro del área por el incansable Baleato. Cruzaba la pelota, que se iba a colar lejos del alcance de Guíller, pero un defensor aparecía para sacar en la línea. La respuesta morada no se hacía esperar y, en una rápida transición por la derecha, guiada por Álvaro, este tocaba para Alfredo, quien cedía al compañero que se incorporaba en velocidad, el lateral Silva. Pero unos de los porteros que menos goles ha encajado en el grupo, Pato Guillén, resolvía el disparo con una buena intervención.

La segunda tanda de oportunidades, de nuevo una por bando, llegaba tras superarse la media hora. Como al principio era el conjunto de Santiago de Compostela, incisivo ante la ordenada disposición defensiva palentina,  quien rondaba el gol. Josiño disparaba raso con la zurda, con más colocación que fuerza, y respondía Guíller con una buena estirada. Y la consiguiente respuesta palentina servía para inaugurar el marcador. Quedaban 10 minutos para el descanso, cuando una imprecisión en el pase del centro del campo gallego era aprovechada por Diego González quien, liderando la presión, se llevaba el balón y cedía a Alfredo para que este, que avanzaba en carrera, definiera ante la salida del portero. 1-0.

Fue lo mejor de una primera parte disputada (en cuyo final un mal despeje visitante acabó en el palo) de la que logró sacar mayor recompensa a su labor el conjunto que entrena Rubén Gala. Un marcador que permitía a los palentinos afrontar con calma la segunda.

Regresaron intensos y verticales los palentinos, en unos minutos iniciales en los que Alfredo tuvo a su alcance el segundo, aunque Guillén sacaba su remate con la mano junto al poste. Y, aún a los seis minutos, también pudo llegar el gol en un libre directo de Gallego que se marchó por centímetros junto a la escuadra (donde, eso sí, llegaba Guillén, espectacular en su vuelo).

Movía fichas pronto Rodri Veiga, el técnico visitante, buscando mayor mordiente en el medio y el último tercio del campo. Poco cambiaba la situación de inmediato, en unos minutos en los que el Palencia Cristo se encontraba cómodo, sin sentirse agobiado por un Compostela que no conseguía hilvanar acciones claras de peligro. Aunque eso cambiaba pasada la media hora, en un último cuarto de hora donde los gallegos ya sí lograron situaciones de superioridad en el centro del campo. Jugadas que acababan en internadas por la derecha, sobre todo protagonizadas por Rafa Mella, uno de los hombres de refresco. Gala que también había refrescado la zaga con la entrada de Morante, y el medio con Josua, veía a su equipo encajar el empate a nueve minutos del final, en un penalti por mano, transformado por Escudero.

En los últimos instantes, donde entraba al campo Manu, el pichichi del filial, para situarse en punta, apretó el Compostela, aguantó el Palencia Cristo y el duelo acabó en tablas (1-1).