scorecardresearch

Aprendizaje personal a través del tiempo libre

Diario Palentino
-

Los campamentos de Villamuriel de Cerrato y Astudillo pusieron su broche a una edición con más de 250 participantes. El acto de clausura tuvo lugar en las piscinas de Amusco

Aprendizaje personal a través del tiempo libre

Los campamentos urbanos Don Bosco de Villamuriel de Cerrato y el Campamento Rural TOSI de Astudillo pusieron su punto final la pasada semana con una participación de más de 250 niños de entre 4 y 14 años que han podido disfrutar de múltiples actividades centradas en la innovación y la educación en el tiempo libre. Los campamentos, bajo el eslogan de Día de la Amistad, se clausuraron de forma conjunta el jueves 28 de julio con un acto en las piscinas municipales de Amusco en el que se contó con la presencia del diputado responsable de Juventud, Juan Antonio Obispo Herreros. «Hemos buscado un lugar cercano e intermedio a los dos pueblos para hacer más cómodo el viaje de los más pequeños de nuestros campamentos de 4 y 5 años», indica Santi Domínguez, director del centro juvenil Don Bosco y coordinador de los campamentos estivales. 

A la par del desarrollo de los campamentos, se llevó a cabo un campo de voluntariado. En él, jóvenes de Villamuriel de Cerrato y Astudillo, así como de fuera de la provincia, participaron de manera gratuita ofreciendo su tiempo a niños, muchos de ellos sin posibilidades económicas de participar en otras iniciativas. 42 jóvenes menores de 30 años participaron en alguna de las semanas en las que se celebraron los campamentos de verano.

El objetivo, como afirma Domínguez, «es cuidar de la infancia y la adolescencia porque es una prioridad social y comunitaria. La educación en el tiempo libre es un proceso permanente para el desarrollo de la infancia y la adolescencia. El tiempo libre, es un derecho y el instrumento para crecer como persona, con valores, con los amigos y amigas y con el mundo».

espacios seguros. Santi Domínguez resalta el papel desarrollado por los centros juveniles salesianos  desde el inicio de la pandemia de la covid-19 pues «hemos seguido ofreciendo proyectos y actividades de educación en el tiempo libre». «Además, nuestras actividades se han desarrollado en cuatro espacios seguros, sin contagios ni brotes relevantes, gracias al cumplimiento estricto de los protocolos sanitarios, al seguimiento riguroso de criterios y procesos, y a la responsabilidad de los animadores y animadoras», añade.

El coordinador de los campamentos explica que la pandemia está generando graves consecuencias en la infancia, la adolescencia y la juventud por el impacto de sus efectos sociales, educativos, económicos y culturales, sobre las personas, las familias y la comunidad. Por este motivo, «desde un criterio preventivo, un ambiente educativo y la relación personal, queremos seguir aportando en el acompañamiento y apoyo a la infancia, la adolescencia y la juventud en su desarrollo», señala Domínguez.