Sofía Puente, una fiscal que busca un 'giro radical' del Consejo

ALBERTO ABASCAL
-

Adscrita a la Fiscalía de la Audiencia palentina entrará en el máximo órgano del Ministerio Público tras lograr 506 votos

Sofía Puente Santiago. - Foto: DP

Sofía Puente Santiago, adscrita a la Fiscalía de la Audiencia Provincial de Palencia y especializada en asuntos relacionados con la seguridad vial, tras la celebración de las elecciones el jueves en las que obtuvo 506 votos, se ha convertido en  miembro del Consejo Fiscal, el órgano consultivo de la Fiscalía del Estado que elabora los criterios generales del Ministerio Público para facilitar su unidad de actuación.
Es fiscal desde hace 17 años, en concreto de la 38 Promoción. Siempre ha estado en destinos alejados de las grandes Fiscalías, ya que comenzó su singladura profesional en Cádiz, posteriormente estuvo en Plasencia (Cáceres), en Zamora y ahora en la Fiscalía Provincial de Palencia.
Durante el periodo 2010-2012 ocupó el cargo de directora del Centro de Estudios Jurídicos (CEJ). El CEJ tiene personalidad jurídica diferenciada, patrimonio y tesorería propios, así como autonomía de gestión y plena capacidad jurídica y de obrar.

OBJETIVOS. «Desde que entré en nuestra carrera hemos vivido momentos de crisis pero la irrelevancia y el ninguneo al que estamos siendo sometidos en estos últimos años, con decisiones como la supresión de sustitutos, la eliminación de días de permiso, los anticipos de gastos de desplazamientos, la congelación en la creación de plazas… está llegando a cotas nunca imaginadas y no siempre suficientemente combatidas desde la Fiscalía General», ha señalado la fiscal durante su campaña electoral.
Incide en su programa electoral en que «es el momento de llevar a cabo un cambio radical en el funcionamiento del Consejo que siempre ha sido visto como algo ajeno a la gran mayoría de la carrera y del que sólo nos acordamos cuando hay que nombrar un cargo. Sin embargo, la política de nombramientos no afecta a más del 5% de la carrera, es decir, la casi totalidad de la carrera tiene necesidades distintas y propias y que deberían tener su cauce de expresión también en el Consejo».
«Tenemos que conseguir un Consejo que realmente cumpla otras funciones además de la de nombrar jefes, como son las de representar a todos los compañeros, un Consejo donde se resuelvan los problemas del día a día de los fiscales, un Consejo que sirva para expresar las necesidades propias de la carrera y en el que tengáis voz todos y cada uno de vosotros estableciéndose mecanismos de comunicación real, directa y efectiva entre los fiscales y los consejeros», mantuvo durante la campaña.
El Consejo Fiscal, que puede funcionar en Pleno y en Comisión Permanente, está constituido por doce miembros, de los cuales nueve son fiscales pertenecientes a la carrera fiscal en cualquiera de sus categorías y tres son los denominados miembros natos: el fiscal general del Estado, el teniente fiscal del Tribunal Supremo y el fiscal inspector Jefe, siendo el primero el presidente de este órgano colegiado.
 Los nueve vocales se eligen cada cuatro años por los miembros del Ministerio Público en servicio activo, constituidos en un único colegio electoral.