scorecardresearch

Bar Buenos Aires, una cafetería con mucho estilo

Noelia Tadeo
-

'Diario Palentino' con la hostelería. Si quiere aparecer en un reportaje como este llame al 979 70 63 08 en horario de mañana o escriba a comercial@diariopalentino.es

Bar Buenos Aires, una cafetería con mucho estilo

Antes incluso de que amanezca, la persiana del bar Buenos Aires ya se ha levantado para empezar a dar desayunos a los palentinos más madrugadores. Y es que, de lunes a sábado, abre sus puertas a las 6,30 horas, mientras que los domingos retrasa la apertura media hora. Pero esto no quiere decir que eche el cerrojo pronto, ni mucho menos, pues hasta la medianoche Alberto y Natalia se mantienen detrás de la barra para ofrecer consumiciones a todos los clientes.

Este establecimiento se encuentra en el barrio del Ave María, en concreto en el paseo de Victorio Macho,1. Allí, tanto en la barra, como en las mesas y en la terraza puede disfrutar de la consumición que más le apetezca en el momento. Desde un delicioso café hasta un combinado con alcohol, sin olvidar las cañas, los vinos, los refrescos o los zumos. En este bar tienen de todo para satisfacer las necesidades de sus clientes.

Desde primera hora ofrece desayunos, en los que no falta la bollería para coger fuerzas y afrontar la jornada que se abre por delante. Mientras, a partir de las 12 del mediodía la barra se llena de exquisitas tapas que podrá degustar de manera gratuita con su bebida. Cada día es una diferente por lo que puede probar banderillas, embutido, fritos, mejillones o una riquísima tortilla de patata. 

Estas duran relativamente poco tiempo en la barra, pues en torno a las tres de la tarde ya se han terminado. Sin embargo, a las 19,30 horas vuelven a salir de la cocina para matar el gusanillo.

Más que copas. El bar Buenos Aires es conocido en la ciudad por sus partidas de cartas y dominó. Es cierto que la pandemia, con sus múltiples restricciones y cierres forzosos, ha mermado la afluencia de los aficionados a estos juegos de mesa; sin embargo, aún son muchos los que acuden cada tarde a poner las cartas sobre el tapete y a sumar con gracia las fichas. 

Al igual que los trabajadores, que no dudan en acudir para desayunar antes de empezar la jornada o quienes hacen una pausa en su ajetreado día para tomar un refresco o cualquier otra bebida sabiendo que los precios son muy asequibles.