scorecardresearch

Un nuevo enfoque para abordar la prevención del suicidio

ICAL
-

La Junta de Castilla y León destaca que la prevención del suicidio "exige" un enfoque innovador, integral y multisectorial

La Junta de Castilla y León destacó hoy que la prevención del suicidio "exige" un enfoque innovador, integral y multisectorial, con la participación tanto del sector de la salud como el de la educación, del mundo laboral, de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, la justicia, la religión, el derecho, la política y los medios de comunicación. La Estrategia de Atención a la Conducta Suicida en Castilla y León está articulada en cinco líneas de trabajo que se abren en 71 medidas destinadas a concretar las principales recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), con las que se pretende alcanzar el objetivo general de disminuir al máximo la incidencia y la prevalencia del suicidio en la Comunidad.

Esta planificación plantea la intervención conjunta de tres consejerías de la Junta de Castilla y León implicadas -Sanidad, Educación y Familia-, a partir del conocimiento de los datos epidemiológicos asociados al suicidio y de los factores de riesgo (la ideación suicida, la planificación, las tentativas y el suicidio consumado) y su prevención.

La conmemoración hoy, 10 de septiembre, del Día Internacional de la Prevención del Suicidio bajo el lema 'Creando esperanza a través de la acción' pone en foco, precisamente, en la capacidad de la sociedad y de la comunidad para ayudar en la prevención de las conductas suicidas, valiéndose para ello de estrategias multisectorial de prevención.

Un comunicado de la Junta señaló que el suicidio es un problema complejo en el que intervienen factores psicológicos, sociales, biológicos, culturales y ambientales, de manera que su prevención es cosa de todos, empezando por por aumentar la sensibilidad frente a conductas autolíticas y sus factores desencadenantes. No en vano, el suicidio es la primera causa de mortalidad por causas externas en España, duplicando casi el número de fallecimientos por accidente de tráfico. Las tasas de suicidios ajustadas por edad son ligeramente superiores en Castilla y León que en España, 6,79 por 100.000 habitantes frente a 6,38.

La administración autonómica ha contado en el proceso de revisión de esta estrategia tanto con sociedades científicas como asociaciones de pacientes y familiares, como han sido la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia en Castilla y León; la Fundación Española para la Prevención del Suicidio; el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI); la Federación de Salud Mental de Castilla y León; y la Asociación Castellana y Leonesa de Psiquiatría.

Ante situaciones concretas, en las que personas manifiestan pensamientos suicidas o sabe de alguien que lo necesita, es fundamental adoptar medidas de seguridad como la retirada de cualquier medio disponible para el suicidio (armas, cuerdas, cinturones y medicinas); no dejar sola a la persona; y buscar ayuda en los centros de Atención Primaria, los servicios de Urgencias Hospitalarias o a través del Teléfono 1-1-2 de Emergencias.

Asimismo, el teléfono 024, de atención a la conducta suicida, es accesible desde todo el territorio nacional, gratuito, confidencial y disponible las veinticuatro horas del día, los 365 días del año.

Se trata de una línea telefónica de ayuda a las personas con pensamientos, ideaciones o riesgo de conducta suicida, y a sus familiares y allegados, básicamente a través de la contención emocional por medio de la escucha activa por los profesionales del 024, la recomendación de que contacten con los servicios sanitarios del Sistema Nacional de Salud o la derivación al 1-1-2 en los casos en los que se aprecie una situación de emergencia.