Los sindicatos demandan una mayor inversión en formación

Laura Burón
-

Precariedad, temporalidad y falta de cultura preventiva son los factores que impiden el descenso de l número de accidentes, según los sindicatos

Los sindicatos UGT y CCOO reconocen que los datos de siniestralidad laboral no son tan negativos como en los últimos años, con cifras que se mantienen con respecto al ejercicio anterior.
El secretario provincial de UGT, Julián Martínez, afirma que «no es cuestión de tipificación del tipo de accidente, sino del número de ellos que se registran». Por este motivo, asegura que es necesario seguir invirtiendo en formación para que los accidentes laborales sean los mínimos. Martínez señala que los años de la crisis económica fueron una excusa para reducir las cantidades invertidas en prevención de riesgos laborales «y a menos recursos, más siniestralidad», apunta. Además, insiste en que esa máxima no es algo nuevo y deja claro que hay sectores, como el de la construcción, que en los últimos años han visto reducido el número de accidentes por el descenso en su actividad, siendo un sector tradicionalmente con altos índices de incidencias en accidentes graves. Además, señala que el tamaño de las empresas también influye en la siniestralidad y que son las más pequeñas las que más riesgos de sufrir accidentes corren. A esto hay que añadir que la temporalidad también es un factor a tener en cuenta, puesto que «los trabajadores que son contratados por empresas de trabajo temporal no reciben la formación adecuada y, por lo tanto, también tienen más riesgo de accidente».
Estas afirmaciones son corroboradas por el secretario de Salud Laboral de Comisiones Obreras en Palencia, Juan Carlos González, que afirma que el hecho de que las cifras de siniestralidad laboral se mantengan en niveles como los del pasado año es motivo de una relativa satisfacción, «pero no estamos contentos porque la tendencia debería ser a la baja y si se mantienen igual es que no se están haciendo bien las cosas», señala, haciendo referencia a que en otros países del entorno los accidentes están disminuyendo de forma paulatina. 
En este sentido, indica que la estabilidad de los datos «tiene que ver con la cultura preventiva. Muchas empresas creen que la prevención de riegos laborales es un gasto». Además, añade como otros factores clave la precariedad y la temporalidad. «Con la reforma del Partido Popular y las anteriores, el trabajador acepta condiciones laborales que de otra forma no aceptaría por miedo a perder el empleo», matiza González. Sobre la corta duración de los contratos asegura que hace que no exista una dilatada vinculación entre las partes. «Las empresas hacen el mínimo esfuerzo y gasto por formar a un trabajador que sabe que va a estar vinculado a ellas durante un periodo muy corto de tiempo y no les merece la pena», explica.