scorecardresearch

Parejas rotas

Diario Palentino
-

El 4 por ciento de adultos en la provincia de Palencia figura como divorciado o separado. Se trata de más de5.000 personas, según el portal especializado, SugarDaters

El 4 por ciento de adultos en la provincia de Palencia figura como divorciado o separado - Foto: DP

El 4% de las personas entre 20 y 65 años en la provincia de Palencia declara estar divorciada o separada. Se trata de una estimación realizada y publicada en el blog de la página de citas SugarDaters, tras analizar los datos oficiales de estados civiles recogidos en el Eurostat. La provincia ocupa el puesto 56 de territorios españoles con más porcentaje de personas divorciadas o separadas, según el citado instituto europeo de estadística. A nivel nacional, el 7% de la población entre 20 y 65 años declara estar separada o divorciada. 

 El porcentaje más elevado de divorciados y separados se encuentra entre 55 y 59 años, rango en el que el 6,83% declara estar en una de estas situaciones. Los rangos con menos porcentaje de población divorciada son evidentemente aquellos donde menos matrimonios y relaciones registradas hay: entre los 20 y los 24 años de edad, con cifras entre el 0% y el 1,3% de divorcios y separaciones.

De forma más pormenorizada, en la provincia de Palencia hay, por cada hombre separado, 1,07 mujeres separadas. Cualquiera podría pensar que calcular la diferencia intergénero no tiene sentido, pero no debemos olvidar que hay matrimonios entre personas del mismo sexo o que muchos palentinos pueden decidir rehacer su vida en otro lugar, al tiempo que otros provenientes de otros lugares pueden rehacer su vida en esta provincia, según los datos aportados.

Otra manera de medir la incidencia de los divorcios en la provincia a través de los datos demográficos de estado civil es comparando el número de personas casadas con el de personas divorciadas. Así, en la provincia de Palencia encontramos, por cada persona divorciada o separada, 13 personas casadas o en una relación registrada.

Alexandra Olariu, directora de marketing de SugarDaters, explica que «divorciarse o separarse es a veces una bendición. Romper los grilletes que nos atan a una vida insatisfactoria para experimentar la libertad, recuperar la independencia o volver a buscar a alguien, disfrutar con otras personas o en soledad y, en definitiva, ser feliz.

«El día a día de la vida en pareja conlleva muchas veces desencantos inesperados. Lo que en un momento parecía una historia de amor única e irrepetible resulta ser al fin y al cabo una desilusión que desemboca en el divorcio. Es lo que es y no hay que darle más vueltas: nacemos para ser felices y no para cumplir las expectativas de otra persona que ya ha dejado de atraernos», añade.

Cabe recordar que el número de separaciones matrimoniales se redujo notablemente en el primer trimestre de 2022 en Castilla y León. Lo hizo concretamente un 7,7 por ciento, hasta totalizar 1.374 demandas de disolución en el período de estadio, 81 menos que en el mismo periodo del pasado año. Los datos contrastan con la media de España, que anotó una caída mucho más moderada, del 0,5 por ciento, con 25.261, lo que se traduce en 128 más.

El análisis del Servicio de Estadística del Consejo General del Poder Judicial, precisa que poniendo en relación las demandas de disolución matrimonial con la población a 1 de enero de 2022, Castilla y León registró una tasa de 41,2 casos por cada 10.000 habitantes, la más baja del conjunto nacional y muy alejada de la media en España de 53,3.