scorecardresearch

La ciencia en un lugar de cuento

Pablo Caminero
-

Rosana Largo introduce la objetividad de la ciencia en la fantasía de los cuentos clásicos. Niños y mayores se quedan asombrados ante la magnitud de una obra de 14 años expuesta en Paredes

Rosana Largo mezcla en Paredes los cuentos y la ciencia - Foto: Juan Mellado

La artista internacional Rosana Largo expone en Paredes de Nava una recopilación de sus obras para combinar la ciencia con los cuentos clásicos. La idea surgió en el 2014, cuando se lo propuso a la directora del Museo de la Ciencia de Valladolid, Inés Rodríguez. La ficción se encuentra con la realidad en la iglesia de San Martín, de miércoles a domingo en horario partido. Por la mañana, de 11 a 14 horas; y por la tarde, de 17 a 20 horas. La entrada es de 5 euros para mayores de 16 y de 3 euros para los menores.

«La ciencia es algo empírico y los cuentos son fantasía, por lo que es muy difícil encontrar la conexión que guardan», comenta la artista. Bajo esta premisa, el espectador debe estar preparado para descubrir la verdad tras los clásicos relatos de La caperucita roja, Aladino o Alicia en el país de las maravillas. «Muchos de estos conceptos científicos de los cuentos se utilizan y aquí solo los mostramos», añade Largo. La idea de la artista es explicar las historias de manera empírica pero comprensible, sobre todo para los niños. Además, cuida sensibilidad de los más pequeños, pues «la idea tampoco es la de desmitificar o desilusionar al niño al mostrar que no exista la magia porque la ciencia lo niegue. No se pretende ser radical, sino edulcorar la verdad con unos límites, en este caso, de la objetividad».

La elección de las narraciones incluidas en la exposición no es al azar, según explica la artista. «Hay etapas como la victoriana, rococó y arte neoclásico que me encantan. El romanticismo es el siglo de oro de los cuentos clásicos, y me resulta fácil seleccionar las historias. Intento irme a los cuentos archiconocidos. Un reto para mi sería hacer las Mil y una noches, pero no me puedo olvidar de los niños. Prefiero ir a lo conocido, que es una forma de asimilar la ciencia mejor», defiende Rosana Largo. 

Rosana Largo mezcla en Paredes los cuentos y la cienciaRosana Largo mezcla en Paredes los cuentos y la ciencia - Foto: Juan MelladoSe define como una fanática de Leonardo Da Vinci y, por ello, añade una sala específicamente para el inventor. En este caso, el hilo conductor con la fantasía se encuentra en el personaje de Peter Pan, pues «es el único al que se le puede atribuir el vuelo».

trayectoria. La artista explica que cuenta con una carrera diferenciada entre España y el resto del mundo. Fuera, Rosana Largo habla de una trayectoria «muy trabajada». En octubre, expondrá en el Museo del Louvre y recibirá el Premio Ciudad de París. Mientras tanto, en España, deriva toda su obra de carácter científico, como es el Museo de los Cuentos y la Ciencia de Paredes.

Esta vez, Rosana Largo cuenta que la tarea ha sido ardua, «pero es un museo único porque no existe la vinculación de la ciencia con cuentos clásicos. Lo difícil es partir de la historieta y derivar a la realidad». Hace 20 días llegaba de una de sus exposiciones en el extranjero. Sin embargo, pese a contar con ese bagaje internacional, defiende que «no ha habido ninguna galería que supere este sitio, la iglesia de San Martín».

Rosana Largo mezcla en Paredes los cuentos y la cienciaRosana Largo mezcla en Paredes los cuentos y la ciencia - Foto: Juan MelladoMujer científica. Inés Rodríguez, directora del Museo de la Ciencia de Valladolid, y María Blasco, directora del Centro Oncológico de Madrid, presiden la entrada del museo. Este es uno de los puntos importantes que la artista quiere destacar. Para la exposición, el papel de la mujer científica es muy importante, por lo que cuenta con alguna de las mujeres más relevantes del ámbito en sus obras. «Hemos contactado con la asociación de Mujeres Investigadoras y Tecnológicas de España y Castilla y León. Queremos darle la mayor difusión y empoderamiento a la mujer científica», comenta Largo. Figuras como Henrietta Swan Leavitt forman parte de la obra. En este caso, la astrónoma se ve relacionada con los cuentos gracias a la historia de El Principito. La obra habla de que todas las personas tienen una estrella en su interior. La científica, por su parte, fue quien cambió la forma de mirar al universo por su descubrimiento en lo que a la luminosidad de las estrellas se refiere.

La exposición es de carácter permanente y, según cuenta Rosana Largo, «ha tenido una acogida excepcional». Además, explica que todavía mantiene una sorpresa. Actualmente, la torre de la iglesia no se puede visitar. Sin embargo, la artista espera tener ese espacio para dejar aun más impactados a sus visitantes. 

La artista explica que el Ayuntamiento del municipio ha sido un gran apoyo y que, sobre todo, «la gente de Paredes son nuestros mejores embajadores. Ellos terminan yendo a Palencia y gracias a eso se hace viral», finaliza.

Más fotos:

Rosana Largo mezcla en Paredes los cuentos y la ciencia
Rosana Largo mezcla en Paredes los cuentos y la ciencia - Foto: Juan Mellado
Rosana Largo mezcla en Paredes los cuentos y la ciencia
Rosana Largo mezcla en Paredes los cuentos y la ciencia - Foto: Juan Mellado
Rosana Largo mezcla en Paredes los cuentos y la ciencia
Rosana Largo mezcla en Paredes los cuentos y la ciencia - Foto: Juan Mellado