#Rompedoras anima a soñar sin límites

DP
-

La UVa reunió ayer en el Lecrác a un total de 130 alumnas de cuatro centros educativos con 16 profesionales de distintos ámbitos en una actividad motivadora frente a las barreras

#Rompedoras anima a soñar sin límites - Foto: Sara Muniosguren

Alumnas de entre 9 y 13 años de los colegios Marista Castilla,  Marqués de Santillana, Padre Claret y San José partiparon en la tercera edición de #Rompedoras, una iniciativa de la Universidad de Valladolid, UVa, cuyo objetivo, muy vinculado al Día de la Mujer en la Ciencia, es «promover las vocaciones entre las jóvenes, ofrecerles una imagen positiva de sus capacidades para promocionarse, crecer, construir sus objetivos y llevarlos a efecto», explicó la vicerrectora de Estudiantes, María Ángeles Sobaler.  Para ello, la propuesta esencial es buscar mujeres profesionales del mismo espacio territorial de las niñas, de manera que «se pueda ver que el lugar de procedencia, aunque sea una capital de provincia más pequeña, como Palencia o Soria, no es un obstáculo para alcanzar metas importantes», subrayó. «Ni su condición de mujeres ni su espacio de procedencia es una barrera», insistió. «Entre 9 y 13 años es muy buena edad para una actividad motivacional como esta, porque son especialmente receptivas, están dispuestas a hablar, a interactuar, es el momento que tienen inquietudes y saber más»·, comentó.
La de Palencia, que tuvo como escenario el Lecrác, es la tercera edición (Soria y Valladolid las anteriores y la cuarta en Segovia) de un proyecto «muy ilusionante», que  resulta «satisfactorio para niñas, colegios y rompedoras-profesionales», comentó Sobaler.
Con #Rompedoras se pretende potenciar las aspiraciones personales y profesionales de las estudiantes asistentes a través de la experiencia de científicas, emprendedoras, gestoras, políticas, ingenieras, empresarias, deportistas, mujeres que forman parte de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y de otros perfiles que destacan en sus ámbitos laborales; con el objetivo de acercar estos modelos inspiradores a las niñas palentinas. «Se trata de variados perfiles profesionales,para que vean que no hay obstáculos y se puede llegar a cualquier ámbito, eso sí con esfuerzo, trabajo y constancia», señaló la vicerrectora del campus palentino de la UVa, Amalia Rodríguez.  Esta agradeció  la  colaboración de las rompedoras palentinas en este proyecto  «ilusionante»y valoró darle cabida este año en La Yutera. «Merece la pena este tipo de iniciativas», afirmó.
Las escolares pudieron hablar con Amada de Salas(enóloga, gerente de la Bodega Remigio de Salas Jalón-DO Cigales);  Amalia Rodríguez (vicerrectora del Campus de Palencia y doctora en Derecho por la Universidad de Valladolid, docente de Derecho Mercantil de la Facultad de Ciencias del Trabajo);  Elena Becoechean (directora gerente de Cicrosa SL); Esther Rodríguez (estudiante y nadadora paralímpica, deportista con marcas internacionales en estilo libre, mariposa y espalda); Estíbaliz González (directora y cofundadora de Medgón Passivhaus). 
También intervinieron  Eva Lamalfa (directora de Comunicación y Relaciones Públicas de Galletas Gullón);  Madre Dolores (religiosa y emprendedora);  Marta Gamallo (licenciada en Veterinaria, cetrera);  María Teresa Alario (doctora en Historia del Arte por la UVa, investigadora del GIR Idintar,  directora de la Cátedra de Estudios de Género de la UVa). 
Además se contó con Mónica Duque (propietaria y gerente de Autocares Duque);  Montserrat Marín (comisaria jefe de Palencia del Cuerpo Nacional de Policía);  Pilar Valbuena (consultora de gestión del conocimiento y de comunicación); Raquel Martín (concejala de Servicios Sociales, Familia, Mujer e Igualdad y Mayores del  Ayuntamiento de Palencia);  Vanesa Ezquerra (arquitecta, consultora Passivhaus, presidenta de la Asocación de Empresarias de Palencia) y Zaida Ortega (doctora en Biología, profesora e investigadora de ecología y comportamiento animal -UFMS-, participante del programa Homeward Bound que potencia el liderazgo global de mujeres STEMM).
De forma simultánea, sus compañeros de aula participaron en varios talleres coordinados por la Cátedra de Estudios de Género de la UVa. «No se desatendido a los chicos se han quedado en el colegio. Nos gusta llamarlo Un día sin ellas, para que sean conscientes de esa ausencia. Pero no es un día vacío, con una actividad alternativa sobre nuevas masculinidades», manifestó María Ángeles Sobaler. Por su parte, Amalia Rodríguez destacó que esta actividad paralela se organizó con el mismo esmero que se #Rompedoras desde la Cátedra de Estudios de Género y la Facultad de Educación a cargo de profesionales en este ámbito.

La jornada se dividió en dos partes. En la primera, la cientíca Zaida Ortega, natural de Soto de Cerrato, ofreció una charla motivadora en la que lanzó a las asistentes el mensaje de que pueden «soñar sin límites», transmitido a partir de su experiencia desde que tenía más o menos la edad. Dio a las escolares consejos que la han sido útiles para cumplir metas, como no dejarse llevar la por presión ya que «no se tiene que conseguir todo en esta vida ni tiene que ser un camino recto. Lo importante es ir aprendiendo», afirmó. Reconoció que la hubieran «encantado» actividades como esta en su momento, cuando conguió motivarse un poco más porque tenía referentes femeninos a  través de los documentales. «Tener  cerca a las profesionales y del mismo sitio puede contribuir más a que entiendan que pueden  acceder a cualquier ámbito», señaló. Se refirió a los obstáculos a los que tienen que hacer frente las mujeres y opina que «todavía queda mucho camino». Contó su experiencia, y puso el ejemplo el trabajo de campo con animales. «Es muy habitual que a las profesionales mujeres se nos anime a tomar nota diciendo que tenemos mejor letra y otras excusas vario pintas mientras que los compañeros hombres son los que hacen las cosas más activas, como capturar los animales y medir. Esa distribución de tareas desigual es algo a superar, son pequeños detalles que desterrar», concluyó.