Páramos cerrateños para quemar rueda

DP
-

El recorrido en vehículos todoterreno organizado en Torquemada sorprende con un paisaje que acoge muchas zonas elevadas, cuestas variadas y caminos sinuosos

Páramos cerrateños para quemar rueda

Torquemada fue escenario el fin de semana de la IX Travesía de Vehículos Todoterreno, donde los amantes del motor disfrutaron un año más de la propuesta de la  Asociación Cultural Club Cerrato 4x4 de la localidad. En total, en la aventura automovilística participaron 340 personas procedentes de Palencia, Burgos, Valladolid, Salamanca, Madrid, Toledo y La Rioja, a través de los 150  vehículos inscritos que completaron las plazas disponibles en tiempo récord, tan solo dos horas después de abrirse la convocatoria.
Según señaló Miguel Santiago, presidente del club cerrateño que organiza una prueba de gran aceptación tanto dentro como fuera de la provincia, todo se desarrolló «muy bien y sin incidentes», empezando por la travesía de la tarde-noche del sábado. «El recorrido gustó como siempre, ya que atraviesa un paisaje de páramo que sorprende a quien lo conoce por primera vez, con muchas zonas elevadas, cuestas variadas y caminos sinuosos», explicó a DP.
El recorrido de 107 kilómetros puso a prueba a los participantes en todoterreno, que atravesaron distintas zonas de Villaviudas, Magaz, Reinoso, Hornillos, Baltanás y Valdecañas para terminar la ruta donde empezó, en Torquemada, con una mezcla de turismo y destreza, donde en las cuestas más duras el olor a rueda quemada y a gasolina presidieron la jornada.
La noche del sábado se cerró con una cena que, según  la organización, fue menos masiva que otros años al coincidir con el carnaval y regresar algunos participantes antes a sus localidades.
Circuito dominical. La sesión matinal automovilística cerrateña del domingo se inició con un desayuno temprano a las 9,30 horas para coger fuerzas en distintos puntos de Torquemada. A continuación, se realizó una exhibición y un recorrido cerrado en el circuito permanente para 4x4 de la ermita de Valdesalce.  Posteriormente, se almorzó a base de chorizo, panceta y careta de cerdo.