Renzi abandona el PD y creará su propia formación

EFE
-

El exsecretario general del Partido Demócrata ahonda en la división de la izquierda y define su decisión como un "bien para todos". El político se lleva con él a 30 parlamentarios aunque asegura que seguirá apoyando al Gobierno de Giuseppe Conte

Renzi abandona el PD y creará su propia formación - Foto: Yara Nardi

Matteo Renzi se cansó de estar en segunda fila en un Gobierno de coalición con el Movimiento 5 Estrellas (M5S) que él tejió en la sombra, pero del que fue apartado y hoy anunció oficialmente que deja el Partido Demócrata (PD,) del que fue secretario general, y creará su propia formación.
La decisión que ya desde hace meses estaba en el aire por los problemas internos en el PD fue oficializada en las páginas del diario La Repubblica y durante la mañana en su página Facebook.
"Decidí dejar el Partido Demócrata y construir una nueva casa junto con otros para hacer política de una manera diferente. Después de siete años de fuego amigo, creo que debemos tener en cuenta que nuestros valores, nuestras ideas, nuestros sueños no pueden ser objeto de discusiones internas todos los días", escribió Renzi en lo que es un recado a una parte de sus ahora excompañeros de partido que siempre le han considerado un lastre.
En el diario, el exsecretario general define su decisión como un "bien para todos" y asegura que seguirá apoyando, junto con el grupo de 30 parlamentarios que se van con el, al Gobierno de Giuseppe Conte.
"La victoria que obtuvimos en el Parlamento contra el populismo y Salvini fue importante para salvar a Italia, pero no lo suficiente. Ahora se trata de construir una casa joven, innovadora y feminista , donde se lancen ideas y propuestas para Italia y para nuestra Europa", justifica.
Y ataca: "Dejo la controversia y la conspiración a los que están en las sedes de poder" y añade "Sonrío a todos y deseo un buen retorno a aquellos que ahora regresarán al Partido Demócrata. Y buena suerte a los que permanecen allí".
La historia de la izquierda italiana se repite, si el PD vivió su gran cisma hace dos años con la marcha de los grandes líderes del pasado como Pierluigi Bersani y Massimo D'Alema, justo por la oposición con Renzi, ahora vuelve a fragmentarse.
El nuevo ministro de Cultura y miembro del PD respondió así la nueva escisión: "En los años 21 y 22, el fascismo crecía cada vez más. Populares, socialistas y liberales tenían la mayoría en el Parlamento. Nació el Gobierno Bonomi, el Facta1 y el Facta2. Las peleas y las divisiones les debilitaron hasta que cayeron y triunfo Mussolini. La historia tendría que enseñar".
El secretario general del PD, Nicola Zingaretti, calificó de "grave error dividir el partido en un momento en el que su fuerza es indispensable para la calidad de la democracia", pero, concluyó, "ahora pensemos en el futuro de los italianos".

Sin rencores

Renzi, quien dimitió en diciembre de 2016 como primer ministro tras perder el referéndum con la reforma del sistema parlamentario que había propuesto, aseguró que su marcha no tiene nada que ver con que él y sus correligionarios se hayan quedado fuera en el nuevo Gobierno formado por el PD y el M5S que el mismo impulsó.
"No ese el punto. Si pienso en cómo están representadas ahora las instituciones me parece un milagro el nuevo gobierno de Conte. Haber mandado a casa a Salvini es algo que quedará en mi currículo como una de las cosas de las que me siento más orgulloso", añadió en la entrevista al diario italiano.
Renzi asegura que mantendrá su apoyo al Gobierno y así lo explicó a Conte en una llamada de teléfono el lunes por la noche, según los medios italianos.
Pero la diferencia es que ahora Renzi con sus cerca 20 diputados y sus 10 senadores puede contar con un mayor peso en las decisiones parlamentarias. Además de la incertidumbre de qué ocurrirá con las dos ministras de Agricultura, Teresa Bellanova y de Igualdad, Elena Bonetti, que pertenecen a su círculo.
A la pregunta si se siente responsable de haber acabado con el partido que se proponía unir a la socialdemocracia italiana, Renzi afirma: "Venga ya, son cinco años que me decís que me estoy cargando el PD".
El nuevo partido en mente de Renzi, según unos sondeos que ya circulaban estos días, no llegaría al 5 por ciento en la intención de voto, pero volvería de nuevo a fragmentar a los votantes de centroizquierda.
De momento, ha prometido, que no se presentará a ningunos comicios locales o regionales al menos durante el próximo año y que las ideas de la nueva formación se fraguarán en la próxima Leopolda de octubre (congreso político creado por Renzi cuando era alcalde de Florencia), desde donde hace años surgió como la gran estrella de la socialdemocracia europea.