Suspender o aplazar

Alberto Moreno
-

Las Federaciones se debaten entre una u otra medida

Suspender o aplazar - Foto: Óscar Navarro

¿Suspensión o aplazamiento? Es una incógnita que planea en el ámbito deportivo, en cualquier modalidad, durante este convulso momento motivado por la crisis sanitaria por el coronavirus. Es evidente que la respuesta por parte de las respectivas federaciones dependerá en gran medida del momento en el que todo vuelva a la normalidad. 
Pero los clubes van a otro ritmo diferente, necesitan respuestas porque tienen que afrontar pagos y no hay ingreso alguno. El voleibol ha sido el primero en dar el paso. De forma unánime, los clubes decidieron acabar de forma definitiva con la liga. Seguir en esta situación, en el limbo, no les originaba más que deudas. Resta ahora por saber cómo quedará la competición, si habrá o no una clasificación final o se anula todo. Seguramente, esperen a ver qué ocurre finalmente con otros deportes, para llegado el caso tomar todos el mismo camino.
Si las semanas se alargan y se decide suspender las competiciones, pueden darse dos alternativas: anular toda la temporada o dar por válidos los resultados y decidir campeones, ascensos y descensos. Luis Rubiales, presidente de la RFEF ha asegurado que no se contempla dar un título si no se ha completado la temporada, que  la campaña no tendría por qué necesariamente acabar el 30 de junio, que se puede prolongar a julio e incluso en septiembre. En principio, tenía la intención de reanudar las ligas profesionales el 15 de mayo, pero ahora la Comisión Delegada aprobó la suspensión de todas las competiciones de fútbol y fútbol-sala «hasta que las autoridades competentes del Gobierno de España y de la Administración General del Estado consideren que se pueden reanudar, cuando ello no suponga ningún riesgo para la salud de los futbolistas, cuerpo técnico y empleados de los clubes y para el público».
En La LEB Oro de baloncesto no se ha tomado tampoco una decisión definitiva sobre suspensión o aplazamiento. La ACB, que no depende de la FEB, ha decidido darse un plazo hasta el 24 de abril, de momento, y hasta esa fecha no habrá liga. En la LEB Oro hay división de opiniones entre los clubes. Unos son partidarios de reanudar la liga cómo y cuándo sea en función de la fecha de regreso y otros, los menos poderosos económicamente, de suspender la competición de manera definitiva.
En lo que se refiere a equipos palentinos, unos salen más beneficiados que otros en función de las  medidas que se podrían tomar en el caso de suspensión definitiva. Si en este caso de suspensión se decidiese anular todos los resultados e invalidar toda la temporada, sin ascensos y descensos, los perjudicados serían especialmente (atendiendo a las clasificación actual) el Chocolates Trapa Palencia, que no jugaría el play-off a ACB; el Deporcyl Guardo FS, que no disputaría sus primera fase de ascenso a Segunda A; el Physirorelax Palencia RC, que no optaría a ascender a División de Honor B de rugby o el Club Internacional de la Amistad juvenil, que no podría optar al ascenso a División de Honor juvenil. Tampoco el Palencia Cristo Atlético podría optar a meterse entre los cuatro primeros y jugar el play-off a Segunda B
Beneficiados serían aquellos equipos que ocupan en la actualidad posiciones de descenso, con lo que seguirían una campaña más en sus respectivas categorías, caso del Carejas Paredes en la  Regional, Manténeo en la EBA o el Palencia Turismo de la División de Honor plata femenina de balonmano.

 

 

 


 

* Más información en la edición en papel y en la app de Diario Palentino