Romería pasada por agua

A. Benito
-

La lluvia empañó ayer una de las fiestas más importantes y multitudinarias de la zona norte. La misa en honor a la patrona de la comarca de La Peña tuvo que celebrarse dentro del Santuario

Romería pasada por agua

Amenazaba lluvia y llovió. La romería más importante y multitudinaria de la Montaña Palentina se vio ayer empañada por el agua. La previsión meteorológica desanimó a muchos a acercarse hasta el Santuario de la Virgen del Brezo. Otros, por el contrario, fueron fieles a la patrona de La Peña y decidieron acompañarla en su día. 
No fue hasta el último momento cuando se determinó que la misa se celebraría dentro del santuario. El cielo aguantó durante la mañana, pero minutos antes de la una de la tarde, las nubes empezaron a descargar, por lo que la campa en la que habitualmente se celebra la eucaristía quedó prácticamente desierta y los asistentes tuvieron que quedarse a cubierto para participar en el acto que ofició el obispo de Palencia junto a varios de los sacerdotes de la zona.
Sentados, de pie, en el coro e incluso en la zona del altar. Los cientos de devotos que a pesar del mal tiempo acudieron a la llamada de la Virgen del Brezo abarrotaron el Santuario para escuchar las palabras de Manuel Herrero, que trató de quitarle hierro al asunto y animó a la gente a seguir practicando la fe católica. También hubo quienes bajo sus paraguas o protegidos con chubasqueros permanecieron en el exterior.
Lo que tampoco impidió la climatología fue que las personas llegadas desde toda la provincia y fuera de ella aprovecharan la jornada para ofrecerle flores a la Virgen. De hecho, con todas ellas se elaboró el tradicional manto que, no obstante, se quedó esperando la llegada de una talla que nunca llegó. Asimismo, los más fieles a la patrona no dudaron en esperar su turno para besar la medalla de la Santa.
Concluida la misa y tras la entrega de premios del III Certamen Nacional de Loas a la Virgen, fueron pocos los que decidieron quedarse a comer en el entorno del Santuario, un espacio de incalculable belleza recostado a los pies de la Sierra del Brezo y ubicado a más de 1.400 metros de altitud que, cuando reina el buen tiempo, se convierte el 21 de septiembre en lugar de reunión para miles de personas. Esto también hizo que los puestos ubicados junto a la zona de aparcamiento y el V Concurso Nacional de Pintura Rápida quedaran un tanto deslucidos.
LEYENDA. Cuenta la leyenda que en 1478, la Virgen María se apareció en sueños a dos pastores extremeños y les encomendó la misión de localizar un lugar en las montañas del paraje denominado como Fuente del Brezo donde habría una imagen olvidada. Cuando los pastores llegaron a la zona, una nueva aparición les reveló que aquel era el sitio exacto donde se debía levantar el templo. 
Con respecto a la Virgen del Brezo, se trata de una hermosa talla románica sedente con el niño en sus rodillas. Además de ser una de las piezas más valiosas del patrimonio religioso palentino, la patrona de La Peña fue coronada Reina en el año 1961, llegó a ser bendecida por el Papa Benedicto XVI y el año pasado formó parte de la edición aguilarense de la exposición de Las Edades del Hombre.
Cabe mencionar, además, que dentro del Santuario se encuentra otra talla, la de la Virgen del Mar, que al parecer fue encontrada en 1570 por unos pescadores en las costas de Cataluña dentro de una caja y con un letrero en el que ponía "Voy en Romería a Nuestra Señora del Brezo".


Las más vistas