scorecardresearch
Carmen Quintanilla Buey

Otra mirada

Carmen Quintanilla Buey


Etapa festiva

12/08/2022

La antesala de los espectáculos está llena de peldaños con expectativas no siempre firmes y seguras. A veces, la realidad es otra cosa. Hemos atravesado  una mala racha, y nos ha dejado secuelas: Unas veces por pérdidas de seres queridos. Otras, por haber logrado salir airosos a pesar de  acosarnos  unos temas tan peliagudos...Lo cierto es que hemos estado atados de pies y manos, y una vez que nos han dejado sueltos... ¡todo nos parece poco, para resarcirnos del famoso dicho de que cualquier tiempo pasado fue peor! Pues vamos a procurar no pasarnos de la raya, no sea que si echamos demasiados balones fuera empeoremos las cosas. Tenemos que reconocer, que todo no es de color de rosa. Yo  me encuentro con gente que a pesar de haber recibido el alta tras el dichoso tema, se encuentra cansada, dolorida, inapetente y con muy poquitas ganas de llevar una vida activa y normal, luego el asunto no es para bailar de alegría. Pero claro, estamos en esos días pre-festivos, y en  muchos lugares se celebran fiestas patronales.
Y que este tipo de celebraciones, a medias tintas se quedan cortas, sobre todo en el tema efusivo, sincero...donde  el abrazo que esperas, que deseas, que se acerca, y que estamos necesitando, se aproxima a tu piel con piel, y ¡eso, eso, es precisamente el jamón ibérico espiritual, que estamos anhelando! En Palencia, en Venta de Baños, en Dueñas....y más, y más, estamos en vísperas, o ya sumergidos en fiestas patronales cuajadas de actos y  muchedumbre, e intentamos retroceder, revivir, resucitar aquellos días de hace un par de años. Todo está repleto de actos,  música, y maravillosas y buenas intenciones. Ahí están.  Pero precaución. El domingo pasado, acudí aquí, en Venta de Baños, a un concierto de Sara Bureba, me gustó mucho, y me asombró más. Una monada de chica cantó rancheras, boleros, tangos,milongas, clásico... ¡de todo! amenizándolo con sus movimientos al ritmo correspondiente durante más de dos horas  ¡sin un solo alto para tomar un respiro! Asombroso, y sobre todo su capacidad de aguante, y su simpatía. ¡Enhorabuena, Sara! Pues sí, dentro de unos días nos remontaremos a otros pasados y parecidos., y como no sólo de vacunas vive el ánimo, ¡pues claro que sí!, que habrá que acudir a lo que nos ponen en la mano, y que habrá supuesto deliberaciones, reuniones, contratar, acordar, conseguir,... para que en nuestras fiestas fluya la sonrisa que nos permita labios destapados, y que las orejitas femeninas luzcan sus pendientes, después de tanto tiempo soportando nada más que los cordones de la mascarilla.  Pues disfrutemos de la amenidad, simpatía, y buen rollo. ¡Pero sin pasarnos de la raya!