scorecardresearch

Un mal final deja a los morados sin puntos

Área 11
-

El Palencia Cristo Atlético salió activado al césped asturiano, pero dos zarpazos seguidos de los locales privaban al conjunto de Rubén Gala de sacar premio alguno en esta visita

El césped artificial y las pequeñas dimensiones del Pepe Quimarán

Derrota de las que hacen daño para un Palencia Cristo que, en feudo asturiano, fue superior durante muchos minutos y se adelantó dos veces, pero en un final desafortunado vio cómo su rival remontaba por la vía rápida y se quedaba con los tres puntos.

Pese a ser un partido pasado por agua el conjunto morado no entró nada frío al césped artificial del Pepe Quimarán. Con las ideas claras, se vio un equipo arrollador, con una presión alta y sostenida sobre la salida de balón del rival que le garantizó la posesión del cuero.

Apenas tardó el Palencia Cristo un par de minutos en generar una gran ocasión de gol, por partida doble:  un remate desde cerca de Frodo con parada espectacular del meta local (el zamorano Miguel del Río, exmorado). El rechace le cayó a Rafa, que no fue capaz de embocarlo entre los tres palos.

Un susto enorme para un Llanera que no pasaría de su campo durante el primer cuarto de hora, hostigado por los palentinos. Estos no supieron convertir en gol su excelente comienzo, con un Frodo incisivo pero falto de puntería, que volvió a marrar otra ocasión en el minuto diez. 

No tardaría en redimirse el nueve arandino, ya que en el ecuador de la primera parte  remachó el balón tras una gran jugada entre Diego y Adri.

Apenas le duró la ventaja en el marcador y la alegría a los visitantes pues en un saque de esquina el capitán Arango se imponía para cabecear el balón dentro de la meta defendida por Guille y empatar el encuentro.

Esta situación de iguales no le sentó nada bien a los de Rubén Gala. A partir de ahí cedieron su dominio ante un Llanera que se tornó vertical y empezó a exigir mucho del cancerbero palentino Guille, que firmó intervenciones de mucho mérito antes del descanso. Mientras, la escuadra morada solo contó con una nueva oportunidad de peligro, de nuevo vía Frodo, antes del paso por vestuarios.

El reinicio tras el intermedio fue más táctico y cerrado,  y el choque se puso interesante, sin dominador pero con ambas escuadras buscando el triunfo.

Una victoria que bien pudo caer de lado visitante cuando a falta de diez para la conclusión Adri botaba una falta escorada y lejana que voló por encima de defensas y atacantes sin que nadie la tocara, lo cual despistó al meta asturiano, que no pudo evitar que el balón entrara.

Con todo de cara, pocos minutos más tarde Guille cometía su primer error del encuentro, regalando una ocasión que no desaprovechaba el atacante local Viti.

Verse otra vez empatados dio alas a los asturianos, que inmediatamente después conseguían la remontada, dejando de piedra a toda la expedición morada, que veía cómo se escapaban primero dos puntos y, finalmente, tres, que premiasen su esfuerzo y su buen desempeño.