scorecardresearch

Música en la provincia

Jesús Hoyos
-

Le encanta «trotar» por los pueblos y descubrir su patrimonio escondido. Natalia Bravo, abogada y soprano, comparte con 'DP' sus diez lugares

Música en la provincia

PASIONES El Derecho, el arte, el patrimonio, la Semana Santa y la música, tanto la barroca como, especialmente, la sacra.

 

TRAYECTORIA Licenciada en Derecho por la UVa, lleva 12 años ejerciendo como abogada en Palencia, en el despacho de Diego Prádanos Niño. En el ámbito musical, tras cantar en diferentes formaciones corales, inicia sus estudios de canto en el Conservatorio de Música. Ha participado en musicales, prestado su voz para la banda sonora de la película Claret, colaborado con la Orquesta Filarmónica de Valladolid y con la Banda Municipal de Música de Palencia, entre otras  colaboraciones con artistas de dentro y de fuera de la provincia.

 

1. Castillo de Hornillos. «Imponente fortaleza ubicada en lo alto de un cerro, tiene unas vistas tan maravillosas que nos impactaron. Nacho, mi chico, organizó una fiesta sorpresa con todos nuestros amigos para pedirme matrimonio. Quise corresponderle con algo realmente espectacular: una cena romántica, violinista incluido, en el mirador de Hornillos, con el castillo como único testigo. Fue una noche que jamás olvidaremos».


2.Villamediana. «Es mi pueblo, donde nacieron mis antepasados y donde he pasado mi infancia, sobre todo en verano. Destaco la casa del conde de Villamediana y la iglesia de Santa Columba, que se erige catedraliciamente sobre el caserío del pueblo, vestigio de un pasado glorioso, aunque hoy paradójicamente es una bella desconocida. El tesoro que más me ha fascinado siempre es su órgano barroco de estilo castellano, el cual tras su restauración vuelve a sonar como en sus mejores momentos. El mayor honor que he tenido ha sido ser pregonera de las fiestas en 2018.  Acto seguido ofrecimos un concierto acompañada por este magnífico instrumento».


3.Ermita de Valdesalce en Torquemada.  «Se cree que fue la parroquia de un pueblo medieval que no ha llegado a nuestros días. Mi familia es muy devota de esta virgen. Mi bisabuelo, mi abuelo y mi padre fueron cofrades desde que nacieron. Uno de los recuerdos más bonitos de mi infancia son las romerías de San Marcos, con el pan y quesillo, y de San Mateo, con una comida campestre en la pradera».


4.San Juan de Baños.  «Es el templo visigodo más original que persiste, a solo siete kilómetros de Palencia. Fue mandado construir por el rey Recesvinto en el año 661 junto con la fuente del mismo nombre, por haber devuelto sus aguas la salud a este monarca. Tiene un aura especial del que emanan paz y tranquilidad. Cuando estoy estresada por trabajo o mis preocupaciones me agobian, me acerco allí y me conforta. Si ya desde tiempos remotos, primero los celtas y después los romanos, se asentaron allí, debe ser por eso».


5.Telégrafo de Tariego. «Ubicado en el cerro más alto de Tariego, como si de una fortaleza se tratase, domina la margen izquierda del río Pisuerga. Al caer la tarde, la magia del sol ilumina este vestigio de la primera línea de telegrafía óptica (Madrid-Irún) que constaba de 52 torres y que comunicaba visualmente con las dos torres más próximas, la de Villamediana y la de Dueñas. Cerca se encuentran los torreones, una auténtica obra de arte cuya autora es la propia madre naturaleza, fruto del cincel de agua del río Pisuerga en la base de las laderas, en un proceso lento y dilatado que da como resultado un relieve de formas tan caprichosas como originales».


6.Museo del Cerrato en Baltanás.  «Soy una enamorada del período barroco en todas sus expresiones artísticas: la musical, especialmente de la obra de Bach y Händel; la literaria, la arquitectónica, con el predominio de la línea curva e incluso a veces retorcida; y la ornamentación, de la que el espectacular patio porticado del Museo del Cerrato es un buen ejemplo. En él se celebra anualmente el concierto de Año Nuevo, en el que he tenido el privilegio de cantar para dar la bienvenida al 2020 y comprobar su espectacular acústica».


7.Palenzuela.  «Digo que es la Roma palentina porque tiene de todo. Mis tesoros favoritos son el castillo, que desde el año 850 domina el valle del Arlanza desde su margen derecha; y las ruinas del convento de San Francisco y la iglesia de Santa Eulalia. No creo que haya una construcción dotada de un mayor dramatismo que estas fotogénicas ruinas de estilo gótico ojival, cuyos arcos apuntados con varias arquivoltas, a falta de cubierta, culminan en el mismo firmamento».


8.Monasterio de Santa Cruz de la Zarza en Ribas de Campos.  «Su origen data del siglo X. A pesar del abandono que ha sufrido, se conserva increíblemente bien. Su iglesia es una auténtica joya del tardorrománico, y la sala capitular, una de las más valiosas de la toda la península y que, lógicamente, es el orgullo de sus vecinos. Su alcalde, un enamorado de su pueblo, siempre está dispuesto a recibir a todos los visitantes con los brazos abiertos».


9. Castillo de Torremormojón.  «Data del siglo XII y se le conoce como Estrella de Campos porque desde el castillo se domina una amplísima extensión de la comarca de Tierra de Campos, como defensa frente a los ataques musulmanes. Lo que en el medievo suponía un crucial punto estratégico, hoy su ubicación y la magia de sus muros, que aún se conservan, lo convierte en el mirador más bonito de Tierra de Campos, bajo mi humilde opinión».


10.La Ojeda. «Las piedras con historia son mi pasión. Santa Eufemia de Cozollos es el único vestigio de lo que fuera el Real Monasterio de Frailas Comendadoras de Santiago, de un exquisito románico puro que nos enamoró. Por ello decidimos celebrar allí nuestro enlace. La joya del monasterio de San Andrés de Arroyo es su claustro de arcos apuntados sobre columnas pareadas y capiteles con motivos vegetales. La madre abadesa accedió con todo el cariño a hacernos una foto tras la boda. Por último, me pregunto cuántos esguinces de cuello habrá causado la portada de la iglesia de San Pedro de Moarves. Situada al lado de la carretera, es una verdadera sorpresa por su magnitud y belleza escultural».