scorecardresearch

Piden un año de cárcel tras incautarle 101 archivos pedófilos

Alberto Abascal
-

El acusado fue investigado por la UFAM de la Policía Nacional dentro de la operación internacional Antifaz

Imagen de archivo de dos agentes de la Policía Nacional en plena investigación. - Foto: DP

El Ministerio Fiscal ha solicitado provisionalmente para un vecino de la capital, de nacionalidad extranjera, una pena de un año de prisión como presunto autor de un delito relacionado con la pedofilia después de que la Policía Nacional le encontrara en dos terminales telefónicos de su propiedad 101 archivos de imágenes y vídeos de sexo explícito con menores.

Según el escrito de acusación provisional suscrito por el fiscal, al que ha tenido acceso este periódico, el acusado fue investigado por la UFAM de la Policía Nacional, dentro de la operación Antifaz, después de que a través de las redes sociales se detectara la presencia de material pedófilo. Los hechos ocurrieron entre mayo de 2019 y octubre de 2020. Concretamente, en uno de sus teléfonos móviles fueron localizados 51 archivos y en el segundo los 50 restantes. Al parecer, creó un perfil en redes sociales para poder proceder a descargar dicho material.

Se da la circunstancia de que el pasado 26 de mayo un vecino Aguilar de Campoo, R.G.C., aceptó en el Juzgado de lo Penal tres años de prisión como autor confeso de un delito similar. En la sesión se alcanzó un acuerdo de conformidad y el acusado reconoció los hechos por los que fue juzgado, después de que la Policía Nacional le encontrara en su ordenador y teléfono móvil decenas de imágenes y varios vídeos de sexo explícito con menores. 

El fiscal había solicitado provisionalmente para este procesado cuatro años de prisión y rebajó la petición en un año, pero mantuvo los cinco años de libertad vigilada una vez que cumpla la pena impuesta por la autoridad judicial.

El condenado fue investigado por la UFAM de la Policía Nacional, dentro de la citada operación Antifaz, después de que a través de las redes sociales se detectara la presencia de material pedófilo. Los hechos ocurrieron en este caso entre abril de 2019 y enero de 2020. Posteriormente, los agentes, tras realizar un registro en su vivienda, localizaron varios perfiles de contactos de menores con imágenes de carácter sexual tanto en su teléfono móvil como en el disco duro del ordenador. Asimismo, la Policía Nacional localizó 228 fotos de las mismas características, así como tres vídeos.