scorecardresearch

El Aguilar Film Festival se compromete con el medio ambiente

DP
-

El certamen será pionero en Castilla y León al compensar su huella de carbono. El tercer día de la muestra puso el foco en los futuros cinéfilos con la proyección de 18 cortos para niños

El Aguilar Film Festival se compromete con el medio ambiente

En la tercera jornada del XXXIII Aguilar Film Festival, la organización hizo hincapié en una novedad de este año. Y es que la muestra será pionera en Castilla y León al medir y compensar su huella de carbono.  

El festival, en una clara apuesta por la sostenibilidad, va a calcular sus emisiones de gases de efecto invernadero para conocer la huella de carbono producida desde la preparación hasta su finalización. El resultado de las emisiones que se generen se compensará por medio de bonos de carbono. De esta manera, el AFF será el primero en Castilla y León y uno de los primeros de España, en calcular y compensar sus emisiones.

Por otro lado, el tercer día del certamen estuvo marcado por la proyección de 18 cortometrajes dentro de la sección MiniAguilar, que disfruta este año de ocho sesiones, tres de ellas pertenecientes al ciclo Licinia, destinado a niños de entre 3 y 7 años; otras tres dentro del ciclo Renato, para mayores de 7 años; y dos al ciclo de Clermont Ferrand.

En la primera tanda, destacaron El gran hito de Ignasi López Fábregas, corto de animación español con un recorrido exitoso; Vals & rumba, de Laura Delgado y Eduardo Rodríguez; y Battery Daddy, de Seung-bae Jeon. La extraordinaria historia de Bruna, de Marc Riba y Anna Solanas; y The parrot lady, de Michalis Kalopaidis, cuyas distribuidoras son habituales en el festival, sobresalieron en la segunda.

El Aguilar Film Festival destina cada año una parte importante de su programación a las sesiones infantiles, en las que programa obras alternativas a las que los menores no pueden acceder habitualmente, siendo por tanto una de las pocas oportunidades que tienen para conocer creaciones de gran calidad elaboradas especialmente para ellos. Con esta sección, el festival pretende fomentar entre el público más joven la afición por el cine, educar su mirada, acercar a los pequeños a otras realidades y favorecer la creación de espectadores críticos y activos.

Este apartado supone un recorrido por lo mejor de la producción internacional, con especial atención al cine de animación, al cine español, al europeo y al de países con menor capacidad de producción.

 

Sección oficial. Siguiendo con las proyecciones de ayer, en la sección oficial se proyectaron siete trabajos. El último torero es un corto de animación, coproducción de  Finlandia, España, República Checa y Suecia, en el que se mezcla la lidia con Vladimir Putin, y cuya directora, Katariina Lillqvist, es una veterana de la animación europea.

También se proyectó Criatura de María Silvia Esteve; Towards Morning I Climb Down And Wander Back Into The House, de Carlos Balbuena; y 25, de Roberta Nikita y Laura Put. Esta última se trata de una cantante que, dentro de su promoción musical, ha realizado un corto de su día a día.

La última sesión fue el turno de Les criminels, de Serhat Karaaslan, una obra con trasfondo social y dosis de terror; Easter eggs, de Nicolas Keppens, una película de animación que ha recibido varios premios; e Imperdonable, de Marlén Viñayo, obra de una directora española que narra una historia en una cárcel de El Salvador.

 

Campo. En la sección de Campo, se pudieron ver cuatro obras, entre ellas Laberinto del Bernorio, rodada en  Villarén de Valdivia, de Pepa Miñarro y Genoveva Díaz Sañudo; y Trazos del alma, de Rafa Arroyo, este último presente en la villa galletera.

Por su parte, en Castilla y León, las películas exhibidas fueron tres: La colcha y la madre, de David Pérez Sañudo, que también participa en la sección oficial con Vatios; Ludwin & Johanna, de Raúl Gómez-Zurdo; y España contra el átomo, de Sergio Cabezudo y Raúl de Isidro.

Las actividades paralelas continuaron ayer en el espacio Aguilar FF Industry Hall, ubicado en la oficina del festival en el hotel Valentín. La jornada del domingo estuvo dedicada a las distribuidoras de cortometrajes españolas, con actividades orientadas a la divulgación, el networking, el impulso de proyectos y el desarrollo de iniciativas que permitan mejorar la realidad inmediata del sector.

Los representantes de las distribuidoras invitadas al encuentro hicieron una breve exposición de sus empresas, explicando sus respectivas líneas editoriales y características distintivas.

Una de las iniciativas novedosas este año es la colaboración con ECAM (Escuela de Cinematografía y del Audiovisual de la Comunidad de Madrid) para impulsar el desarrollo de proyectos de directores y productores de Castilla y León.

Mediante un formato de pitching, los representantes de los proyectos seleccionados para formar parte de esta iniciativa dispusieron de seis minutos para presentar sus trabajos a representantes de productoras, distribuidoras y festivales.