scorecardresearch

Dudas, nervios e ilusión que dan paso a la EBAU

Ismael Martín
-

Las bibliotecas de la capital, como la del Lecrác con 198 plazas, han estado llenas de estudiantes concentrados en la realización de las pruebas de gran importancia en su futuro

Dudas, nervios e ilusión que dan paso a la EBAU - Foto: Sara Muniosguren

La prueba de evaluación para el acceso a la Universidad, más conocida como EBAU, está de vuelta. Un año más por estas fechas los estudiantes que terminan el bachillerato tienen que presentarse a las temidas pruebas. Dudas, nervios e ilusión por hacerlo bien se ven en las caras de los jóvenes que estos días abarrotan las diferentes bibliotecas de la ciudad para preparar sus exámenes, de gran importancia para su futuro.

Hay estudiantes que prefieren quedarse a estudiar para las pruebas desde su casa, mientras que otros deciden acudir a las bibliotecas repartidas por la ciudad: la biblioteca pública de Eduardo Dato con 140 plazas, la del Campus de la Yutera y la del Lecrác. 

Esta última ha triplicado en dos años sus plazas de estudio para un total de 198 distribuidas en tres salas. Cuando se ocupan todas «ponemos a disposición de los estudiantes dos salas de referencia de la biblioteca con 48 puestos cada una», señala la edil de Cultura, Laura Lombraña, quien comenta que estos días se están llenando de jóvenes con motivo de la preparación de las pruebas. «Es la preferida por los jóvenes por ser muy cómoda y estar disponible en horario de lunes a domingo», afirma. 

Irene de las Heras, estudiante del bachillerato de humanidades en el instituto Jorge Manrique, ve el Lécrac como un espacio ideal para prepararse. «Las instalaciones están muy bien, hay mucho silencio. Al estar con amigos podemos salir fuera de las instalaciones para despejarnos». En el mismo sentido se pronuncia Manuela Caballero, estudiante del bachillerato sanitario en La Salle. «En la biblioteca hay un ambiente más de estudio y luego en los descansos, en lugar de estar con el móvil, estoy con amigos. A mi me viene mejor», señala. 

Aunque el modelo es «bantante asequible al tener optatividad», los nervios están muy presentes estos días. «Ha habido ratos de bastante estrés y, frente a ello, me gusta hacer deporte», comenta Caballero, quien tiene pensado hacer administración y dirección hotelera y turística en Santander. Para de las Heras, «están siendo días de dormir poco, aunque tengo confianza». En la Universidad tiene claro que «quiero hacer magisterio para lo que necesito una nota de 8,5 para entrar en Valladolid». Destacar que en 2021, un total de 12.087 alumnos superaron la EBAU de los 12.489 que se presentaron, un 97%.