scorecardresearch

Los servicios sociales de CyL, los segundos mejores de España

SPC
-

A pesar de mantener la calificación global "media, la Comunidad ha anotado una "tendencia ligeramente decreciente desde 2007" de 0,61 puntos

Los servicios sociales de CyL, los segundos mejores de España - Foto: ICAL

Castilla y León redujo su gasto en servicios sociales en un 1,7 por ciento en 2020 frente al incremento medio nacional de 10 puntos, aunque se mantiene a la cabeza entre las comunidades autónomas de régimen común, con una puntuación de 6,89 en el Índice de Desarrollo de los Servicios Sociales, el 'Índice DEC 2021' que elabora la Asociación de Directores y Gerentes de Servicios Sociales. Según el informe, Castilla y León mantiene un lugar "destacado" en la clasificación de las Comunidades Autónomas en el desarrollo de su Sistema de Servicios Sociales, sólo superada por Navarra, lo que supone que obtiene la mejor calificación entre las Comunidades de Régimen Común. Desde 2017, aunque mantiene la calificación, se registra una tendencia ligeramente decreciente que le hace perder 0,61 puntos en este periodo. Desde el año 2017 Castilla y León cuenta con todos los elementos legislativos, normativos, planificadores y de organización alcanzando la Excelencia, sólo a falta de los 0,05 puntos que se otorgan si la Consejería identificase el Sistema, incluyendo en su nombre "servicios sociales".

En cuanto al gasto, desde 2015 el que realizan las administraciones públicas de Castilla y León -Junta, diputaciones y ayuntamientos- reduce su significación en términos relativos, que es como puntúan los indicadores del Índice DEC, lo que impide alcanzar la excelencia también en este apartado, señala. Además, en un año en el que el gasto en servicios sociales en España aumentó de media un 10 por ciento, las administraciones públicas de la Comunidad lo redujeron ligeramente (-1,7 por ciento) y pasó de 455,8 euros en 2019 a 448,1 en 2020 (-7,7 euros por habitante), ya cerca de la media estatal, que es 446,9. El porcentaje del gasto de las administraciones castellanoleonesas sobre el PIB regional pasó del 1,86 por icento en 2019 al 1,94, ligeramente por encima de la media estatal que es 1,88.

Menores presupuesto

Por último, y siguiendo la tónica del conjunto de España, aunque de manera más acusada, en 2020 desciende el porcentaje del presupuesto que las administraciones destinaron a servicios sociales, del 11,2 por ciento en 2019 al 8,9 en 2020 (la media es del 7,7). El peso de los presupuestos locales y autonómicos sobre el total del gasto en servicios sociales en Castilla y León es más elevado por parte de la Comunidad, con algo más de las tres cuartas partes (75,5 por ciento) que la media estatal (69,4). Las entidades locales (diputaciones y ayuntamientos) suponen el 24,5 por ciento del gasto total (34,6 la media estatal).

Los aspectos en los que Castilla y León destaca sobre la media estatal son de diferentes tipos, uno de ellos la atención a la Dependencia, con 8,4 puntos en la Escala del Observatorio de la Dependencia frente a la media estatal del 5,1. No obstante, el informe señala que desde 2017 la Comunidad ve reducirse, aunque ligeramente, su puntuación en la Escala, que en ese año era de 9,3. Además, destaca en plazas residenciales para personas mayores de 65 años, con una cobertura de 5,9 por ciento (más del doble de la media estatal, que es 2,7) y, también en este caso, y en el año de impacto del Covid en los centros residenciales, esta cobertura se redujo cuatro décimas; y en servicios residenciales para personas con discapacidad, con una cobertura del 4,2 por ciento (1,6 de media).

De la misma manera los centros diurnos y ocupacionales destacan con 5,9 plazas por cada 100 personas con discapacidad en Castilla y León, cuando la media estatal es de 2,8. Otros aspectos positivos para la Comunidad que señala el informe son los acogimientos familiares a menores, que suponen el 60,8 por ciento del total de Castilla y León, diez puntos por encima de la media (50,1); en plazas de alojamiento para mujeres víctimas de violencia de género, con 19,5 plazas por cada 100 mujeres con orden de protección en Castilla y León (11,4 de media estatal); y plazas de alojamiento para personas sin hogar, con 64,2 plazas por cada 100.000 habitantes frente a 41,2 de media.

Los servicios con menor cobertura en Castilla y León son el de ayuda a domicilio, con un 4,2 por ciento frente al 5,1 de media (su intensidad en la Comunidad es ligeramente superior, con 19 horas de media mensual, que la media estatal, de 17,8); y el servicio de teleasistencia, con una cobertura de 4,2 por ciento frente a 10 del conjunto de España.

Sistema "muy equilibrado"

El informe destaca el equilibrio del sistema de Castilla y León en sus tres dimensiones, que incluso ha mejorado desde su aplicación inicial en 2012. Así, ofrece una de las mejores ratios entre cobertura y gasto, es decir, una gran eficiencia, que "sin duda alguna se debe a la colaboración y al protagonismo que tienen las entidades locales en la gestión de las prestaciones y servicios", así como a decisiones estratégicas "adecuadas" como la integración de la atención a la Dependencia en los Servicios Sociales y especialmente a nivel local. "La cultura de consenso en la ordenación del sistema con agentes sociales, tercer sector y entidades locales es un intangible que ofrece sus frutos en estos equilibrios", ha apuntado el informe.

De la misma manera, el Sistema de Servicios Sociales de Castilla y León muestra una relación bastante equilibrada entre los derechos que reconoce en su Ley de nueva generación y el Catálogo que los concreta, y su entrega efectiva de prestaciones y servicios. En el conjunto del Estado, la Asociación ha alertado de que la pandemia de la Covid-19 ha "frenado" la recuperación de los servicios sociales y el informe concluye que "se quiebra una débil recuperación que se venía constatando desde 2016, después de los recortes producidos por la crisis", a pesar de que en 2020 aumentó un 10 por ciento el gasto que las comunidades autónomas y las entidades locales realizaron en servicios sociales.

Frente a este incremento del gasto, la asociación advierte de que algunos servicios sociales se han visto "deteriorados o incluso han retrocedido", como los servicios sociales básicos o comunitarios, y la red de atención primaria del Sistema en barrios, pueblos y comarcas, que pasó de tener, de media, un profesional por cada 1.875 habitantes en 2020, a uno por cada 2.064 habitantes en 2021. Además, el informe revela que los servicios sociales para personas mayores, el colectivo más afectado por la pandemia, no mejoraron en 2020.