scorecardresearch

El regreso de una noche mágica

César Ceinos
-

El fuego de las hogueras volverá a purificar muchos puntos de la provincia, entre los que sobresalen el barrio de San Juanillo de la capital, Velilla del Río Carrión, Aguilar de Campoo o Baños de Cerrato

Hoguera en Velilla del Río Carrión - Foto: Rubén Abad

Pocos días al año, por no decir ninguno, tienen el aura mágica y especial que rodea a la noche de SanJuan, la más corta del año, según la tradición. Las hogueras se extienden prácticamente por todo el país y Palencia no podía ser menos. La capital y Baños de Cerrato en la zona sur, y Aguilar de Campoo y Velilla del RíoCarrión en la comarca de la Montaña son cuatro de los muchos puntos de la geografía provincial donde el fuego volverá a ser, tras el paso de la covid-19 a un segundo plano, el gran protagonista de la madrugada.

Así lo ratifican en los cuatro lugares. La pira del 24 de junio, que atrae tanto a niños como a mayores, es el acto más singular de un programa de festejos en honor a San Juan (y San Pedro en el caso de la villa galletera) que incluye verbenas y eventos de todo tipo. «La hoguera es exactamente el punto culminante de la fiesta», asegura Rafael Marcos, presidente de la Asociación de Vecinos de San Juanillo, la entidad que organiza esta cita en el populoso barrio palentino. Desde el noreste de la provincia, el concejal de Festejos de Aguilar de Campoo, Diego Pérez, comenta que la quema «es uno de los símbolos» y el inicio oficioso de la semana grande de la localidad.

El edil de fiestas del Ayuntamiento de Venta de Baños (institución de la que depende Baños de Cerrato), Manuel Blanco califica como «acto estelar» de las celebraciones mayores del pueblo conocido por su basílica visigótica. «Es un día mágico, como lo es el sonido del fuego, de la música que suena alrededor y cuando salta la gente», asegura. Por su parte, la alcaldesa velillense, Belinda Mencía, comenta que la hoguera «es un símbolo» de una fiesta que en su localidad comenzó a organizarse en el barrio de San Juan y que actualmente, tras crecer en importancia en el municipio, se celebra en torno al parque de La Reana.

Además, a esta fiesta la hace única el gran número de ritos vinculados a la hoguera, muchos de los cuales hunden sus raíces en la tradición. En Aguilar, la celebración arranca en el edificio del Ayuntamiento. Allí se prenden las antorchas con las que vecinos y peñistas desfilarán hasta la ciudad deportiva Alberto Fernández, el lugar donde arderá la madera. Se trata de una cita muy conocida en el municipio norteño. 

Por el contrario, el desfile se desarrollará por primera vez el próximo jueves en Baños tras acordarse en una reunión de las cuadrillas locales. Comenzará en las antiguas escuelas y concluirá junto a la hoguera, en las inmediaciones del monumento más famoso del municipio. Nace con vocación de perdurar y, en esta ocasión, servirá también para rendir un homenaje a Fernando Torres López, la persona que tradicionalmente se encargaba del encendido del fuego y que falleció. Blanco adelanta que el próximo año se recordará a Bernardino Morales, que tampoco se encuentra ya entre nosotros. 

En Palencia, la víspera de San Juan tiene un carácter más religioso, puesto que, por la tarde, antes de que las llamas iluminen la madrugada se celebra una procesión en honor al copatrono de la ciudad. Esta parte de la sede de la cofradía del Santo Sepulcro y concluye en el barrio tras pasar por la plaza Mayor. Tanto en el punto intermedio como en el final, se reparte tomillo bendecido a los asistentes, que se combina con pastas y limonada, una bebida tradicional muy vinculada a las fiestas en la provincia. Posteriormente se trasladan todos a las inmediaciones de la plaza de toros para ver la hoguera. También disfrutan de comida y bebida en el Alto Carrión, aunque en este caso se distribuyen torreznos y chocolate, todo ello en un ambiente que recuerda el pasado tamárico de la localidad con mercado y festival folk incluidos.

SALTOS Y RODEOS. El fuego -«después de unas vacaciones forzadas», comenta el presidente de San Juanillo- comenzará a quemar el combustible a medianoche si el tiempo lo permite, claro está. El permiso de la autoridad se supone de antemano, pero las inclemencias meteorológicas pueden arruinar la madrugada. Por ello, organizadores en particular y vecinos en general estarán muy pendientes del cielo. Cuando buena parte de la madera se reduzca a ascuas, los aguilarenses y bañenses más valientes saltarán la hoguera y cumplirán así con otro rito de la noche mágica. En Palencia hace años, también se podía llevar a cabo, pero ahora únicamente se permite dar vueltas a la pira.

Por último, los asistentes confiarán al efecto purificador del fuego sus buenos propósitos para el futuro. «Mucha gente escribe sus deseos y lo que quieren olvidar en un papel y lo dejan en la hoguera antes de que se encienda», explica Barrios. La covid-19 estará, con total seguridad, entre las cosas que los vecinos de San Juanillo pretenden que desaparezca. En 2020 no hubo hoguera en ninguno de los cuatro lugares; en 2021, solo enVelilla del RíoCarrión. En 2022 todos quieren que San Juan vuelva a ser de nuevo especial.