scorecardresearch

Nidra, el yoga en 'savasana'

Alberto Abascal
-

La experta versada en la materia, Raquel Martínez, mostrará en Palencia los beneficios contra el estrés y la ansiedad, entre otros

Raquel Martínez acompaña procesos individuales y grupales de crecimiento y búsqueda personal. - Foto: MANUEL BRÁGIMO (ICAL)

Para aliviar el estrés y la ansiedad y reducir la tensión física, mental y emocional, con el fin de aclarar el subconsciente personal. El Yoga Nidra es una práctica meditativa y guiada, cuyos orígenes se remontan a antiguas enseñanzas del Tantra o la técnica de la atención, que apareció en el siglo VII a.C., pero no fue hasta el siglo XX hasta que no se popularizó, al ser una técnica muy avalada y comprobada.

Nidra significa sueño en sáncrito, por lo que muchas veces se traduce como Yoga del sueño, aunque no tiene nada que ver con el dormir, afirma en declaraciones a la Agencia Ical Raquel Martínez, acompañante en procesos individuales y grupales de crecimiento y búsqueda personal.

Dicha metodología se lleva a cabo en una experimentación con el cuerpo, al ser una técnica que se hace sin ningún movimiento y en savasana, que es una postura de descanso supino, en la que hay que acostarse boca arriba, totalmente relajado, con los brazos y piernas extendidos.

En un mundo cargado de objetivos y de estrés, subraya que esta técnica «ayuda para poder vivir en lo que la vida pide a cada uno», y  apunta que los resultados se aprecian de manera rápida si se practica de forma regular, al tener un impacto en el cuerpo y en la mente. «Se trabaja en cuatro niveles de conciencia, ya que nosotros queremos con este yoga llegar a una conciencia que no es ni soñar ni la parte despierta. Hay que estar en la línea entre la conciencia y lo inconsciente para transitar en ese espacio», explica.

Martínez detalla que ofrecerá una primera sesión gratuita en la capital para que la sociedad pruebe de primera mano sus virtudes y beneficios, con una clase el próximo viernes, 3 de junio, en el espacio de La Ballena 60 a partir de las 20,30 horas. Dichas sesiones sirven para realizar un «trabajo minucioso de profundización sobre las creencias propias, que suelen ser limitantes». 

ARCHIVADO EN: Yoga, Estrés, Siglo XX, Palencia