Cuatro de cada 10 familias pobres perderán su hogar por la COVID

Agencias
-

Cáritas destaca que el colectivo de personas vulnerables es el más afectado por la pandemia y registrará un alza del paro del 20 por ciento, un 17 por ciento más que el resto de la sociedad

Muchas familias españolas apenas viven en unos escasos 40 metros cuadrados. - Foto: Marta Pérez

Las familias vulnerables son las más perjudicadas por la crisis sanitaria. Así lo revelaron ayer Cáritas, Cruz Roja y la Coordinadora Valenciana de ONGD en el encuentro Las ONG, esenciales en la emergencia de la COVID-19, en donde advirtieron que la pobreza es «uno de los principales factores de riesgo» para contagiarse del coronavirus y que las consecuencias económicas y sociales de la pandemia tampoco son iguales para todos, sino que se ceban en estos colectivos, ya que cuatro de cada 10 familias en situación de pobreza tendrán que dejar sus casas y el paro aumentará en 20 puntos entre estos colectivos. 
El presidente de Cáritas España, Manuel Bretón, constató que las encuestas que han realizado para evaluar las consecuencias de la pandemia demuestran que el virus «a quien más ha afectado es a los que estaban ya en peores condiciones» y no habían podido salir todavía de la crisis de 2009.
Así, cuatro de cada 10 familias a las que ya acompañaba Cáritas se verán obligadas a dejar sus casas, tres de cada 10 sufren la brecha digital y carecen de medios tecnológicos suficientes para poder teletrabajar o recibir las clases online.
Por ello, destacó que durante la pandemia han reforzado su actuación en todos los ámbitos, con la incorporación de más de 80.000 voluntarios, sobre todo jóvenes.
Del mismo modo, resaltó que están haciendo un «esfuerzo sobrehumano» para conseguir la inserción laboral de los más vulnerables gracias a la participación de las más de 70 empresas en España con las que colaboran porque calculan que si el paro aumentará entre 2,5 a 3 puntos, en las personas a las que acompaña Cáritas ese aumento rondará los 20 puntos.
Por su parte, la presidenta de la Coordinadora Valenciana de ONGD, Lourdes Mirón, lamentó que solo se habla como factores de riesgo la obesidad o la diabetes pero «la pobreza es también uno de ellos» porque el virus «no afecta a todos por igual». Así, citó como ejemplos las personas con trabajos precarios, las mujeres que deben ejercer la prostitución o los inmigrantes que muchas veces trabajan en condiciones casi de «exclavitud» y sin las medidas de protección.
Mientras, el presidente de Cruz Roja Española, Javier Senent, recalcó que la prioridad de la organización durante el confinamiento ha sido mantener abiertos sus 1.400 puntos de atención. Así, señaló que  monitorizaban a 15.000 víctimas de violencia de género y llamaron a las personas mayores que viven solas para preguntarles por sus necesidades y llevarles comida.