scorecardresearch

Los servicios básicos generan la mitad de quejas a la UCE

Jesús Hoyos
-

La Unión de Consumidores finalizó 2021 con 8.342 demandas entre consultas y reclamaciones, un 3% menos que el año anterior. Luz y telefonía ocupan la mayor parte

Los servicios básicos generan la mitad de quejas a la UCE - Foto: Luis López Araico

Servicios públicos básicos como la electricidad, la telefonía e Internet,  el gas y el transporte generaron en 2021 la mitad de las consultas y reclamaciones recibidas y gestionadas por la Unión de Consumidores (UCE)de Palencia.

En concreto, las telecomunicaciones aglutinaron más de 2.000 de las 8.342 demandas totales recibidas por el colectivo el año pasado, que suponen un tres por ciento menos que las de 2020 (8.598). De ese total, 6.382 correspondieron a consultas y 1.960 a reclamaciones. «Un euro en la factura de un usuario puede ser una pequeña cantidad, pero si la multiplicas por los millones de clientes que tienen... Como también actuamos en la provincia, muchas consultas llegan tras cortes en el servicio en pueblos. Después, las ofertas que lanzan para captar clientes y los anzuelos que no pueden cumplir. Los consumidores firman un acuerdo, una velocidad determinada y ciertas líneas de móvil y a veces no se cumple», explica el presidente de UCE, Alberto Arzúa.

Al teléfono e Internet les siguió la luz, que concentró casi 1.000 solicitudes. «La subida de su precio ha impactado muchísimo en las consultas. La gente no entiende la factura, es complicado. Ha habido mucha labor de asesoramiento y educación al consumidor», añade Arzúa. Cierran el apartado de servicios básicos el gas (445 frente a las 375 de 2020), el agua (bajaron de 53 a 41) y el correo (pasaron de 37 a 27).

Son los datos que se desprenden del balance anual publicado por la UCE, que señala un leve aumento en las quejas referentes a servicios bancarios, así como un descenso en las relacionadas con el sector del turismo y el transporte asociado a él. Las del primero disminuyeron casi un 40 por ciento y las del segundo, un 52 por ciento. «El año anterior, con la irrupción del covid, se cancelaron miles de viajes, entre ellos los del Imserso, lo que ocasionó numerosas consultas y reclamaciones que este año han vuelto a la normalidad», comenta.

Por otro lado, las relacionadas con el comercio se duplicaron respecto a 2020 al pasar de 398 a 803. Esta subida se debe en buena medida al mercado de vehículos, que multiplicó casi por cuatro la atención al colectivo. «Tras el problema que surgió a raíz del cártel de los automóviles, ha venido bastante gente para consultar ese tema», aclara.

El comercio electrónico también incrementó su presencia en la actividad de la UCE durante 2021. «Debido a la pandemia, la gente está comprando cada vez más por Internet. Se producen muchas reclamaciones en cuanto a los períodos de devolución y cómo llevarlas a cabo por parte de los consumidores», subraya.

 

Sanidad. El siguiente sector en número de demandas fue la sanidad. Tanto la pública como la privada experimentaron un leve crecimiento en consultas y reclamaciones. En el caso de la privada, Arzúa explica que su aumento viene dado por la mayor contratación de seguros. «La gente ha visto que la pública se ha colapsado debido al covid y ha buscado otras alternativas y soluciones. Hemos notado la subida en la interpretación de contratos, el período de carencia y qué servicios entran o no», precisa. En relación con la sanidad pública, opina que el número de quejas «no es el real». «La gente, especialmente los mayores, tiene miedo y respeto a la hora de presentarlas porque sabe que es el médico que le va a atender. Les cuesta canalizar esa queja», asevera Arzúa.

 

Reparaciones. Las quejas respecto a los seguros se redujeron ligeramente (pasaron de 373 a 338), mientras que  las referentes a reparaciones de automóviles, electrodomésticos o viviendas se mantuvieron en niveles similares (310 en 2020 y 312 en 2021). Estas últimas ya aumentaron respecto a 2019 con el incremento de reformas a raíz del confinamiento domiciliario.

Por su parte, los temas relacionados con la vivienda aumentaron un 45 por ciento durante el año pasado, cuando sumaron 312 frente a las 215 de 2020. Concretamente, los referentes a arrendamiento fueron casi la mitad del total (152), seguidos de los relativos a comunidades de propietarios y procedimientos de compra-venta. Esta última creció el año pasado en la provincia, lo que se tradujo en más consultas a la UCE. Completan el balance anual del colectivo las consultas y reclamaciones sobre cuestiones de farmacia (59) y alimentación (97), así como las relativas al proceso de concurso y liquidación de Fórum tras su finalización.

Unas consultas que han llegado por vía telemática un 30% de las veces. «Sobre todo desde que tenemos servicio de WhatsApp llegan muchísimas, cada vez más. Antes de la pandemia solo recibíamos algún correo, era residual», concluye.