Bulos sobre cremas solares

Lara Arias
-

El decálogo lanzado por Asprofa y el Instituto #Saludsinbulos quiere desmontar las falsas creencias de los fotoprotectores

Bulos sobre cremas solares - Foto: Nuria Sastre

Con la llegada del verano, muchas familias deciden hacer una compra necesaria para protegerse de la exposición solar, los fotoprotectores. Las divagaciones que hay sobre este tema son muy amplias. La ciudadanía no tiene un conocimiento muy claro sobre qué tipo de productos se adaptan a sus necesidades o cuál es su uso adecuado. Desde el instituto #Saludsinbulos y Asprofa (Asociación de Profesionales de la Farmacia) han editado un decálogo de bulos sobre cremas solares con el objetivo de desmontar las falsas creencias y concienciar sobre el uso correcto de los protectores. «Utilizar de forma adecuada un protector solar es la mejor forma de prevenir el cáncer de piel. Sin embargo, las falsas creencias y bulos sobre este tema reducen la protección frente a la radiación solar  y aumentan la posibilidad de contraer un melanoma», indica Carlos Mateos, coordinador del instituto #Saludsinbulos y director de la agencia de comunicación de COM Salud.
Algunos de esos bulos son que los fotoprotectores son válidos de un año para otro; que todas las cremas solares son iguales en propiedades; que los factores de protección (SPF) indican el tiempo de protección; o que los bloquean al 100% la radiación. Estas son algunas mentiras que rodean este desconocimiento. Ana Fernández, farmacéutica de la Farmacia de Hijo de Fernández Rojo aconseja «comprar las cremas solares en boticas, porque en caso de que haya un problema en un lote se detecta en todo el territorio nacional en menos de 4 horas. Además, los productos que se encuentran fuera de la farmacia no se encuentran tan controlados», manifiesta.
Para comprar los productos, Ana Fernández recomienda que «los consumidores se fijen si los protectores solares tienen filtros químicos o físicos. Los filtros químicos tienen mejor aceptación en la piel, pero pueden dar alergias, por eso el preferible los físicos. También, mirar el número factor de protección del solar», explica. Para las personas que son más propensas a los melanomas producidos por el filtro UVA «es recomendable que usen cremas con protección SPF 50», señala Fernández. 
Elena Saéz, una víctima del sol, «toma precauciones durante todo el año para evitar posibles problemas», manifiesta. La joven sufrió un melanoma a la edad de 15 años, pero a día de hoy «cuida su piel, porque el sol está aunque no se vea», indica. Hay que recordar que el moreno es un daño y la reacción del cuerpo es esta porque se está defendiendo.