scorecardresearch

Las redes sociales fomentan el acoso escolar

Alberto Abascal
-

Pavía, la asociación que ayuda a las víctimas del hostigamiento laboral y en los colegios, atiende una media de una decena de casos al año y actualmente mantiene abiertos un total de 16

Imagen del ‘flashmob’, organizado ayer en el Canal Puente de Piedra de Grijota. - Foto: JUAN MELLADO

La madre de una menor denunció en julio del pasado año el supuesto acoso escolar que su hija llevaba sufriendo dos años en un colegio público de la capital, que la llevó a recibir ayuda psicológica y que, según explicó en su momento, no recibió la atención necesaria por parte del centro educativo.

En un escrito remitido a la Dirección Provincial de Educación, al que tuvo acceso Diario Palentino, la mujer solicitó una solución al problema ante bajada en el nivel académico, ansiedad, estrés y depresión que, a su juicio, había sufrido la menor durante los cursos de quinto y sexto de Primaria.

La afectada denunció que, «en varias ocasiones» avisó al tutor y a la dirección del centro acerca de los hechos ocurridos, pero «no obtuvo resultados».

Este es un caso más y que se hizo público de una auténtica lacra social como es el acoso, en este caso en el ámbito escolar. Y, por este motivo, con motivo de la reciente celebración (2 de mayo) del Día Internacional contra el Bullying, la Asociación Palentina de Ayuda a las Víctimas del Acoso Pavía,  Gimnasio Cronos y el Ayuntamiento de Grijota,organizaron ayer un encuentro reivindicativo en el Canal Puente de Piedra de la citada localidad que consistía en la grabación de un tema musical bailado. «El objetivo del evento era hacer visible  nuestro rechazo al acoso escolar. Queríamos mostrar un mensaje de unidad, sensibilidad y apoyo a los niños y adolescentes que están sufriendo estas situaciones», aseguró a Diario Palentino Ana Fuente Martín, trabajadora social de la Asociación Pavía. «Las víctimas y las familias deben saber en todo momento que no están solas. Hay casos que se dan a conocer pero todavía hay otros que, por diversas circunstancias, no salen a la luz y eso es muy perjudicial no solo para la víctima y sus allegados sino para la sociedad en su conjunto», explica Fuente Martín. La experta de la Asociación Pavía subraya que las redes sociales y los teléfonos móviles se han convertido en la nueva amenaza para los niños y adolescentes a la hora de abordar el acoso escolar: «Las nuevas tecnologías se están convirtiendo cada vez más en un vehículo propicio para el acoso o bullying, aunque los centros escolares cuentan en su poder con los protocolos y herramientas para afrontar este problema. Algunos colegios de Palencia están afrontando con determinación el acoso pero, por desgracia, otros ocultan esta situación cuando lo más positivo es darles luz».

La trabajadora social de Pavía reconoce que a la asociación llega una media de una decena de casos al año, «y actualmente mantenemos abiertos 16», concretó Ana Fuente Martín.

El informe sobre la convivencia escolar correspondiente al curso 2019-2020 (justo antes de la pandemia) recogía 25 posibles casos de acoso escolar en la provincia (271 en el conjunto de la Comunidad). Asimismo, en aquel ejercicio  medio centenar de centros comunicó alumnado con incidencias, es decir, aquel que presenta conductas que, por la frecuencia con la que aparecen o su gravedad, destacan en relación con lo establecido en las normas de convivencia del centro y en su reglamento de régimen interior.

La Asociación Palentina de Ayuda a Víctimas de Acoso-Pavía es una entidad sin ánimo de lucro, creada en 2012 para la promoción y desarrollo de actividades contra el acoso escolar y laboral, y para dar a conocer este grave problema que atenta contra la seguridad, integridad y salud de las personas. Tiene como principales fines representar y defender los intereses de sus socios; ayudar en los aspectos social, jurídico y profesional a las víctimas y familiares que sufren o han sufrido el acoso; prevenir las situaciones que puedan generar acoso.

 Está formada por familias, afectados y profesionales de distintos ámbitos: psicólogos, pedagogos, trabajadores sociales y abogados. Todos comprometidos con la prevención del acoso escolar y laboral, según informa la propia asociación, de ámbito local y provincial.