Visibilidad y un entorno más vistoso y llamativo

DP
-

La Escuela de Arte Mariano Timón realiza un mural en el que estaba previsto que participara todo el alumnado, si bien por la crisis sanitaria ha corrido a cargo del profesorado

Visibilidad y un entorno más vistoso y llamativo - Foto: Óscar Navarro

La idea surgió con el cambio de equipo directivo en la Escuela de Arte y Superior de Conservación y Restauración de Bienes Culturales Mariano Timón, no solo para dar visibilidad al centro, para que quien pase por la calle lo identifique; también  es una manera de disfrutar de un entorno más agradable, más vistoso…Estos días se ultima en un anexo del edificio el mural de unos 90 cuadrados sobre el que la directora, Aránzazu Rebollo, explica que para su desarrollo se optó por un diseño propuesto por Javier Román (profesor maestro del taller de Ebanistería, diplomado en Conservación y Restauración) y Fernando Sánchez (licenciado en Bellas Artes, profesor de Volumen). «La unión de ambos ha sido espectacular, cada uno trabaja técnicas diferentes», subraya. La «gran pena» que tienen en la Mariano Timón es que con la crisis sanitaria hubo que cambiar de planes. 
«El 19 de marzo estaba previsto comenzar a pintar con los alumnos. Se habían hecho los horarios y planificado la intervención de manera que habían encajado los 200 estudiantes del centro en la ejecución del proyecto», explica Aránzazu Rebollo quien añade -respecto a la posibilidad de haberlo aplazado al próximo curso-  que «la superficie ya estaba pintada de blanco y marcado el boceto, además de que no se puede hacer en los meses de invierno y el principio de curso tampoco es una etapa muy propicia porque el alumno casi no ha aterrizado». «No podíamos esperar a abril o mayo próximos, y con la crisis sanitaria no sabemos qué va a suceder. Decidimos, con mucha pena la verdad, seguir adelante. Se  harán más cosas que tenemos en proyecto», señala.
Tanto Javier Román como Fernando Sánchez tienen una trayectoria de intervenciones en espacios públicos, el último «en una línea de trabajo voluntario, colaborativa, de generar comunidad. El arte como una herramienta social, que me parece muy interesante y está minusvalorada», afirma Sánchez. Lamenta también que los alumnos no hayan podido sentirse partícipes en un proyecto que «aborda frentes como el educativo y el social con la revitalización de espacios», y en este sentido comenta que Palencia es una ciudad «un poco gris, en la  que no ha entrado el color. Esta es una buena oportunidad, y el barrio lo ha agradecido porque después de la que ha caído la gente necesita color en la calle. Se lo hemos dado y la respuesta ha sido espectacular».
Javier Román explica sobre el mural que reivindica la formación que ofrecen las escuelas de arte, y por eso «la reinterpretación de un lienzo del siglo XVIII. Arte clásico con técnicas de urbano», afirma, e incide en que «la gente se alegra» de poder disfrutar de un mural como este. «Alucino con la cantidad de personas que pasan, se paran y comentan», añade. El trabajo quedará protegido por un barniz para que soporte mejor el paso de los años. 
Destacar, por último, la respuesta de los profesores para llevar a buen puerto el proyecto.