scorecardresearch

El 'farol' de Junqueras

ESPAÑA
-

El líder de ERC convulsiona la política catalana al amenazar con parar la economía de su región si el Gobierno no autoriza la consulta

El 'farol' de Junqueras - Foto: REUTERS Albert Gea

 
Nunca un político tan pequeño -su única experiencia hasta hace menos de un año era ser alcalde de un pueblo de 28.000 habitantes, San Vicente de las Huertas- tuvo un poder tan grande. El líder de ERC y socio prioritario de Artur Mas, Oriol Junqueras, debió sentirse el pasado miércoles muy sobrado como para amenazar al Estado con parar la actividad económica de su comunidad durante una semana. 
Como si de un mal órdago se tratara, el jefe de Esquerra lanzó un farol que no se cree nadie, pero que, obviamente, ha causado una enorme preocupación en el empresariado de la comunidad, ya que, con las encuestas en la mano, las posibilidades de que este partido gobierne en la próxima cita electoral son grandes, y su declaración de intenciones hace que se pueda pensar que, en cualquier momento, sería capaz de organizar una acción de este tipo, kamikaze, como llegó a calificarla la número uno del PPC, Alicia Sánchez Camacho. 
La tormenta se desató ayer, horas después de que el dirigente del grupo de extrema izquierda sostuviera que Cataluña utilizará «todos» los instrumentos de movilización democrática y social que tenga al alcance para lograr la consulta, contemplando que uno de ellos sea «parar la economía catalana durante una semana». 
 «Y puesto que hemos demostrado que podemos poner dos millones de personas en las carreteras -en alusión a la Vía Catalana-, ¿alguien cree que no somos capaces de parar la economía catalana durante una semana?», se preguntó en un acto en Bruselas sobre el derecho a decidir organizado por la Alianza Libre Europea. 
 Junqueras, que recordó que su comunidad «representa una cuarta parte de los ingresos fiscales del Estado», lanzó la cuestión sobre qué impacto tendría este eventual paro en el PIB estatal, y también qué opinión tendrían los acreedores de la deuda española y qué efectos tendrían en la prima de riesgo. 
Las reacciones fueron casi inmediatas, comenzando por la Generalitat, que lo último que necesita es que se fuguen sus empresarios. Eso sí, Artur Mas no dio la cara ante las manifestaciones de su socio, sino que fue el consejero de Empresa y Empleo, Felip Puig: «Es imposible parar a la economía catalana ni dos horas». «Una cosa es una huelga general por algún motivo, y otra esta propuesta».
 
DURÁN. Mucho más beligerante se mostró el líder de UDC, José Antonio Durán i Lleida, quien aseguró que el alcalde «lanza un mensaje absolutamente contrapuesto a los intereses de la región». «No necesariamente se paralizaría la actividad financiera española», agregó.
Desde el sector de los hombres de negocios, a los que Junqueras puso en la diana una vez más, el presidente de la CEOE, Juan Rosell, aseguró que la patronal «no tiene en cuenta» la amenaza, porque «está fuera de la realidad». «Es un planteamiento muy en clave política y muy poco realista», apostilló.
A pesar de los ataques, y con un tono de libertador iluminado, el jefe de ERC volvió a sacar pecho y comentó que con su aviso, las instituciones europeas y mercados ya sabían que «los catalanes no se rendirán» en su petición de una consulta de autodeterminación. Mientras, Mas permanece silente.